Monthly Archive noviembre 2018

Pormagdaall

La alergia a legumbres. Cuestiones sobre esta alergia alimenticia

La alergia a legumbres es una reacción ante las proteínas de las legumbres con intervención del sistema inmune.

¿Qué son las legumbres?

alergia a legumbresEntendemos por legumbres o leguminosas, las plantas en las cuales sus frutos están encerrados en vainas.

En la dieta española, las legumbres son un alimento muy usado. Por esta razón, la alergia a legumbres ocupa la quinta posición de alergias alimenticias en niños (7ª en adultos). Es más frecuente en la infancia que en la edad adulta y más en niños que en niñas.

Las especies que más reacciones provocan en España son : lenteja, guisante, cacahuete*, soja y altramuz. Las que menos: judía verde, blanca o pinta.

El cacahuete pertenece a este grupo. Por su alto contenido en aceite, hace que también sea considerado como un fruto seco. Además, provoca reacciones alérgicas muy similares a las que provocan los frutos secos.

Síntomas de alergia a legumbres

Los síntomas no difieren de cualquier otra alergia alimenticia. Observamos

  • Reacciones leves: síntomas orales, urticaria, rinitis…
  • Síntomas más preocupantes: crisi asmática
  • Síntomas muy graves: anafilaxia

Peculiaridades de esta alergia

En muchos casos, la carga alergénica de las legumbres aumentan con el cocinado

Una característica de esta alergia es que, las reacciones dependerán de si las legumbres son frescas o secas.

En muchos alimentos vegetales, el calor suele modificar la estructura de las proteínas, disminuyendo así la capacidad alergenica de los mismos. Esto no sucede en las legumbres. En este caso, el calor aumenta la carga alergenica

Tratamiento y consejos

El único tratamiento preventivo es seguir una dieta exenta del alérgeno en cuestión. En esta alergia es importante destacar que sería conveniente evitar la exposición a los vapores de cocción.

Aunque lo más normal sea consumir la legumbre como tal, hay que tener en cuenta que las podemos encontrar como espesantes y estabilizantes en las industrias alimenticia, textil y farmacéurica. De ahí que insistamos en leer con detenimiento las etiquetas de los productos que vayamos a consumir,

Algunos elementos que se deberían evitar:alergia a legumbres

  • Goma arábiga (E-414)
  • Goma guar (E-412)
  • Algarrobo ogarrofín (E-410)
  • Tracanto (E-413)
  • Complementos en repostería que tengan harinas de leguminosas (habas, soja, lentejas…)
  • Lecitina de soja
  • Acecite de soja en hidrolizados de caseína (usados en niños con alergia a la leche)
  • Rebozados de productos precocinados

Si aún tomando las precauciones anteriores se sufre de una reacción anafiláctica, es necesario recurrir al inyectable de adrenalina.

 

Pormagdaall

Enfermedades asociadas a la celiaquia. Compañeros de viaje

Existen diversas enfermedades asociadas a la celiaquia (EC).  Esta relación se mide porque van asociadas con una “frecuencia mayor a la esperada“.

Un factor decisivo de esta asociación es el retraso en el diagnóstico de la EC y no seguir la dieta sin gluten durante toda la vida. Eso sin contar con las complicaciones graves que se pueden derivar.

Enfermedades asociadas a la celiaquia de carácter autoinmune

  • Dermatitis herpetiforme. Manifestación en la piel de la EC. Aparecen lesiones vesiculares con gran picazón. Aunque el 100% de los afectados por este tipo de dermatitis son celiacos, sólo entre el 1% – 6% de los celiacos la padecen. Esta afección mejora con la dieta sin gluten y con sulfonas orales.enfermedades asociadas a la celiaquia
  • Diabetes mellitus tipo I. De tipo autoinmune (el sistema inmune ataca las células del páncreas encargadas de producir la insulina). Existe una coincidencia de entre el 8% y 10%.
  • Enfermedades del tiroides: Hipotiroidismo, Hipertiroidismo y Tiroiditis. El sistema inmune de algunas personas, confunden la proteína del gluten con el tiroides y, de esta manera, lo atacan. Debido a este ataque, deja de funcionar correctamente. Probabilidad de asociación entre el 4% – 8%.
  • Enfermedad de Berger. Con un riesgo de asociación del 5%, esta enfermedad afecta al funcionamiento de los riñones (acumulación de anticuerpos IgA en riñones).
  • Enfermedad de Addison. Patología renal resultante de un daño a la corteza suprarrenal que hace que haya niveles hormonales muy bajos. Coincidencia que ronda el 4%.
  • Síndrome de Sjögren. Esta enfermedad involucra las glándulas exocrinas que causa la reducción de las secreciones. Conlleva sequedad en la boca, ojos, desgaste de dientes y fatiga.
  • Colitis Microscópica. Tiene síntomas idénticos a la EC, por lo que es necesario un buen diagnóstico. Recientes estudios ponen de manifiesto esta estrecha asociación.
  • Otras menos frecuentes: Miocarditis autoinmune, Lupus eritematoso sistémico, Vitíligo, Psoriasis…

Enfermedades asociadas a la celiaquia no autoinmunesenfermedades asociadas a la celiaquia

  • Síndrome de Intestino Irritable (SII). Trastornos funcionales del intestino. Incluye dolor, hinchazón abdominal y alteraciones en las deposiciones (diarrea y estreñimiento). Coincidencia en torno al 10%.
  • Enfermedad hepática. El hígado es uno de los órganos más afectados por una celiaquia no diagnosticada. La afectación más frecuente es la hipertransaminasemia (transaminasas muy elevadas). Entre un 30% – 40% de casos de hipertransaminasemia se dan en pacientes celiacos sin diagnosticar.
  • Intolerancia a la lactosa. Dos complicaciones diferentes pero muy relacionadas. La digestión de la lactosa se lleva a cabo por la enzima lactasa producida en las vellosidades intestinales. La EC lo que destruye, precisamente, son esas vellosidades intestinales.
  • Estomatitis Recurrente Aftosa. Son las conocidas “llagas” bucales.
  • Afectación a la fertilidad.
  • Otras menos frecuentes: Epilepsia con calcificaciones, Ataxia, Síndrome cerebeloso, Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica...

Trastornos genéticos asociados

  • Síndrome de Down. Trisonomía 21 (grado de asociación del 10%)
  • Síndrome de Turner. Trastorno genético ligado al cromosoma X. Grado de asociación del  7%enfermedades asociadas a la celiaquia
  • Síndrome de Williams. Cromosoma 7. Grado de asociación del  7%.

Complicaciones

Cuando el diagnóstico es tardío o no se sigue una dieta estricta sin gluten, la evolución de la EC puede desencadenar complicaciones realmente graves:

  • Linfoma no-Hodgkin
  • Carcicomas

 

Pormagdaall

IHF: intolerancia a la fructosa. Enfermedad rara y muy seria

Existen muchísimos casos de intolerancia a la fructosa. Sin embargo, no todos son iguales. La mayoría son casos de malabsorción de la fructosa. Pero hay una patología más seria: intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF)

Qué es la intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF)

La IHF es una enfermedad hereditaria donde la enzima aldolasa B, encargada de degradar la fructosa (en hígado, intestino y riñones), no funciona correctamenteintolerancia a la fructosa

Nos referimos a un error genético en el metabolismo de la fructosa. Es considerada una enfermedad rara que se hereda de padres a hijos (de carácter autosómico recesivo).

En este caso el problema no surge por “problemas” en la absorción de la fructosa. Ésta es absorbida por las células intestinales. Sin embargo, el organismo no es capaz de metabolizarla correctamente (degradarla). Esta falta de metabolización da lugar a la acumulación de un “producto intermedio” tóxico para el organismo. Tal situación da lugar a una serie de síntomas que mejoran con un buen tratamiento dietético.

Es una patología que se mantiene de por vida, siendo diagnosticada en edad temprana.

Sintomatología de esta intolerancia a la fructosa

Los síntomas suelen aparecer con la introducción de la fruta y verdura en la dieta del niño.

Inmediatamente tras la ingestión de fructosa, se manifestará una sintomatología tal como: nauseas, vómitos, sudoración, letargia, alteración hepática aguda…

Si, a pesar de estos primeros síntomas, se sigue consumiendo productos con fructosa (aunque sea en pequeñas cantidades), podemos encontrarnos con: crecimiento insuficiente, alteraciones hepáticas, dificultades de alimentación y vómitos recurrentes.

Como vemos, son unos síntomas muy particulares que pueden cursar, además, con: convulsiones, ictericia, ascitis… Estos síntomas son más graves cuanta menos edad tiene el paciente.intolerancia a la fructosa

Diagnóstico de IHF

Para confirmar el diagnóstico de IHF, contamos con pruebas tales como:

  • Sobrecarga de fructosa (prueba peligrosa)
  • Estudios de actividad de la enzima por medio de biopsias
  • Estudios genéticos.

Tratamiento de la intolerancia a la fructosa (IHF)

El único tratamiento efectivo es seguir una dieta que elimine las fuentes de fructosa, sacarosa y sorbitol. No se debe consumir más de 1-2 gramos de fructosa al día (en sus diferentes formas).

Para seguir una dieta correcta, es necesario conocer qué alimentos contienen esos elementos y leer detenidamente las etiquetas de los productos a consumir (son pocos los productos que se pueden consumir con IHF).

  • Fructosa
    • miel
    • fruta (20-40%). El contenido varia según las condiciones de crecimiento y maduración de las frutas.
    • verduras (1-2%). El contenido también es variable.
    • otros alimentos de origen vegetal
    • como edulcorante en productos dietéticos y para diabéticosintolerancia a la fructosa
    • como excipiente en medicamentos
  • Sacarosa
    • azúcar común (blanco o mereno)
    • productos dulce: galletas, cereales, postres, bollería…
    • algunas frutas (1-12%)
    • algunas verduras (1-6%)
    • componentes de algunos medicamentos infantiles
  • Sorbitol
    • frutas
    • verduras
    • como edulcorante en productos dietéticos

Si se sigue una dieta correcta, la mayoría de los síntomas desaparecerán. Puede persistir la hepatomegalia (aumento patológico del tamaño del hígado) durante meses o años.

Este tipo de dieta suele tener déficit de vitamina C, sería aconsejable tomar suplementos. Tomar una suplementación de ácido fólico podría ser beneficioso. El ácido fólico estimula la actividad de la enzima aldolasa B.

 

 

 

 

Pormagdaall

Alergia a la fruta. Posibles reacciones cruzadas en frutas

En el mundo vegetal existen proteínas compartidas con capacidad alergenica. Son los denominados panalergenos. Este hecho posibilita que pueda haber reacciones cruzadas en frutas.

Una persona alérgica a frutas y verduras puede presentar reacciones cruzadas entre frutas de la misma familia o de familias distintas.

Por si lo anterior no es suficiente, la alergia a frutas y verduras, está estrechamente relacionada con la alergia al polen (inhalación de pólenes). También tenemos que destacar la asociación existente con las reacciones al látex: síndrome látex – fruta.

Posibles reacciones cruzadas en frutas

Como ya hemos indicado, se dan reacciones cruzadas entre frutas de la misma familia o de familias distintas. Pero ahí no acaba la complejidad de esta alergia alimenticia. Veamos algunas de sus peculiaridades con otras alergias.

Reacción cruzada fruta – polenreacciones cruzadas en frutas

Las proteínas de las frutas son muy parecidas a las proteínas que causan la alergia al polen.

La similitud entre esas proteínas, hace que muchos alérgicos al polen pueden presentar síntomas de alergia con la ingesta de ciertas frutas y verduras frescas:

  • Polen de abedul. Puede dar lugar a reacciones cruzadas con frutas tales como: melocotón, manzana, albaricoque, cereza y avellana. Y con verduras como: perejil, cilantro, apio, hinojo y zanahoria.
  • Polen de gramíneas (trigo, avena, centeno, arroz). Puede dar lugar a reacciones cruzadas con el tomate.
  • Polen de artemisa (salvia, estragón). Puede dar lugar a reacciones cruzadas con el apio.
  • Polen de platanero. Puede dar lugar a reacciones cruzadas con manzana, plátano, maíz, garbanzo, apio, cacahuete y avellana.
  • Polen de ambrosías. Puede dar lugar a reacciones cruzadas con melón y plátano.

Síndrome fruta – látex

reacciones cruzadas en frutasLas frutas contienen algunos antígenos presentes en el látex. De ahí que haya personas alérgicas al látex que desarrollen reacciones alérgicas ante ciertas frutas como: aguacate, kiwi, cereza, plátano, nuez, castaña, fresa, higo y melón.

Particularidades en el diagnóstico de la alergia a la fruta y verduras

Debido a la reactividad cruzada de este tipo de alimentos con los pólenes, en el diagnóstico de la alergia a frutas y verduras se pueden dar falsos positivos con frecuencia.

Para evitar esos falsos positivos, es necesario hacer pruebas de exposición bajo condiciones controladas.

 

 

 

Pormagdaall

¿Alergia o intolerancia a la leche? Conoce las diferencias

Aunque ya hablamos de la diferencia entre alergia e intolerancia alimenticia, nos encontramos este dilema muy frecuentemente con el tema de la leche. Se siguen confundiendo y entremezclando ambos conceptos: alergia o intolerancia a la leche.

Si bien es verdad que es un alimento con múltiples beneficios para la salud, no es imprescindible (muchos otros alimentos pueden aportarnos nutrientes similares). Lo cierto es que no es nada raro oír: “la leche no me sienta bien“. Pero hay que saber distinguir perfectamente el porqué: ¿no tolero la lactosa o soy alérgico a la proteína de la leche?

Diferencias entre alergia o intolerancia a la leche

Alergia a la lechealergia o intolerancia a la leche

Cuando la leche nos sienta mal porque somos alérgicos, la culpable es la o las proteínas de la leche de vaca (por extensión la de otras especies también: cabra, oveja).

El responsable es el sistema inmunitario que, al detectar como “extraña” esta proteína, reacciona de una manera exagerada provocando lo que conocemos como “reacción alérgica“.

Esta reacción da lugar a una serie de síntomas de manera casi inmediata, que pueden ir desde leves (picores, hinchazón, vómitos), hasta muy graves (anafilaxia). Los síntomas no se centran en el sistema digestivo y pueden afectar a otros sistemas como el respiratorio o la piel.

Su diagnóstico se hace en el servicio de alergología. Tras el diagnóstico, el tratamiento es evitar el consumo de leche y productos lácteos.

Intolerancia a la lactosa

alergia o intolerancia a la lecheSi la leche nos causa problemas por ser intolerantes a la lactosa, la cosa es distinta. Aquí ya no interviene el sistema inmune y el problema está a nivel del sistema digestivo.

La causa es la lactasa. Es una enzima producida en el intestino delgado cuya misión es procesar la lactosa (azúcar de la leche). Al haber un déficit de lactasa, la lactosa pasa al intestino grueso sin procesar. Esa situación provoca una serie de síntomas como hinchazón abdominal, dolores, cansancio, diarrea y flautulencia (síntomas a nivel deigestivo casi exclusivamente).

Existen pruebas para su diagnóstico, pero no es necesario acudir al alergólogo. Sus síntomas son más molestos que graves.

Gracias a la existencia de muchos productos deslactosados (“sin lactosa”), no es necesario prescindir totalmente de la leche y sus derivados en la dieta. Incluso, si la intolerancia es leve, se pueden tolerar pequeñas cantidades de lactosa.