Archivo mensual agosto 2019

Pormagdaall

La alergia al pescado. Reconoce si la padeces y cómo vivir con ella

La alergia al pescado es una reacción adversa de nuestro organismo ante la proteína del mismo con intervención del sistema inmune. Es una respuesta anómala que puede acarrear graves consecuencias. 

Síntomas de alergia al pescado

Podemos destacar:

Cutáneos. Picor, lesiones en la piel (ronchas) e hinchazón localizada.

Digestivos. Dolor abdominal, nauseas, vómitos, diarrea…

Respiratorios. Estornudos, moqueo, rinitis, respiración entrecortada, tos seca, asma…

Las reacciones que provoca esta alergia pueden ser muy graves. A menudo pueden desencadenar en anafilaxia. En este sentido, las personas asmáticas son las que más riesgo tienen.

Es frecuente, además, que niños con dermatitis atópica y asma, empeoren con el consumo de pescado. Por ello es conveniente vigilarlos.

Se han documentado también reacciones alérgicas al realizar ejercicio físico después de comer el pescado alérgeno.

Esta alergia también puede desencadenar síntomas sin haberlo ingerido. Por un lado, por contacto provocando urticaria. Por otro lado, por inhalación de vapores, desencadenando una crisis asmática.

Diagnóstico

El alergólogo es el profesional encargado de diagnosticar una alergia al pescado. Lo hará teniendo en cuenta la historia clínica, las pruebas cutáneas y las pruebas serológicas (IgE específica). Todos estos datos determinarán el tipo de pescado al que somos alérgicos.

Tratamiento

El único tratamiento eficaz actualmente, es seguir una dieta exenta de los pescados responsables y derivados. Así como evitar el contacto o la exposición a sus vapores.

Recientemente se realizan tratamientos de desensibilización al pescado. Su finalidad es poder consumir estos alimentos sin riesgos.

Vivir con alergia al pescado

  • En un principio, no sería necesario excluir otros productos del mar como crustáceos o moluscos. Pero hay que extremar las precauciones por las posibles contaminaciones cruzadas que se puedan dar
  • Otra consideración que hay que tener en cuenta es la posibilidad de presentar reacciones ante alimentos como carnes de animales alimentados con harinas de pescado.
  • Como se ha indicado, el pescado puede aparecer formando parte de otros productos: paella, rollitos de cangrejo, pollos alimentados con harinas de pescado, productos enriquecidos con omega 3 (procedentes de aceite de pescado), bebidas alcohólicas clarificadas con colas de pescado, gelatinas, medicamentos e, incluso, colas o pegamentos. Por ello, controlar el etiquetado es imprescindible y ha de ser leído detenidamente.
  • Será necesario evitar toda posibilidad de contaminación cruzada: evitar los aceites en los que se haya cocinado pescado y limpiar bien los utensilios y recipientes que hayan estado en contacto con pescado
  • Obvia decir que, si comemos fuera de casa, las precauciones han de extremarse. Son estas ocasiones las que propician el peligro de contaminación cruzada. Es recomendable evitar los restaurantes especializados en pescados y mariscos.
  • Podemos encontrar fuentes potenciales de alérgenos en medicamentos y cosméticos (complejos vitamínicos obtenidos de hígado de bacalao).

Aspectos nutricionales

Se suele recomendar incluir más pescado que carne en nuestra dieta por la cantidad y tipo de grasa. Los pescados blancos tienen poca cantidad de grasa y la grasa del pescado azul es insaturada (beneficiosa). Por esta razón, al excluir el pescado, nuestra dieta puede verse afectada.

Sería aconsejable incluir en la dieta habitual de alérgicos al pescado, aceites de semillas (girasol, soja, maíz) y frutos secos en cantidades moderadas. Esto supliría el aporte de ácidos grasos insaturados.

Otra opción podría ser recurrir a alimentos enriquecidos con Omega 3 que no proceda del pescado.

Pormagdaall

El crudiveganismo. La opción de comer alimentos crudos

Cada vez hay más personas que adoptan como estilo de vida ser vegano. Pero, incluso dentro del veganismo, existen algunas diferentes corrientes. Una de ellas es el crudiveganismo. Intentaremos, de una manera sencilla, saber algo más sobre ella.

¿Qué es el crudiveganismo?

Es conocido también con nombres como “raw food” o “alimentación viva”.

El crudiveganismo es un estilo de alimentación que intenta mantener al máximo los nutrientes y vitaminas de los alimentos ingeridos. Su característica es “la alimentación en estado vivo, tal y como la encontramos en la naturaleza, sin transformación”

El término proviene de dos conceptos. Por un lado, crudivorismo (alimentación cruda, no cocinada por encima de una determinada temperatura) y, por otro lado, veganismo (alimentación que excluye el consumo de alimentos provenientes o derivados de animales)

Todo ello conlleva mantener una alimentación 100% vegetal sin que los alimentos se cocinen por encima de los 42ºC (temperatura máxima que alcanzan los alimentos expuestos al sol)

El fundamento del que se parte es que los alimentos cocinados por encima 42ºC:

  • Pierden sus enzimas
  • Desnaturalizan sus proteínas
  • Destruyen algunas vitaminas
  • Otros nutrientes se modifican

Por lo tanto, el consumo de demasiados alimentos cocinados da lugar a un desequilibrio en nuestro organismo que tiene un impacto negativo en nuestra salud. Da lugar a una sobrealimentación, pero no a una buena nutrición

Alimentación crudivegana

La base de la alimentación está en los productos 100% vegetales sin cocinar. Hay que entender que el proceso de cocinado se refiere a no someter al alimento a temperaturas superiores a 42ºC.

Los alimentos que predominan son:

  • Productos crudos, frescos, no tratados con químicos, no procesados y sin aditivos.
  • Consumo equilibrado de frutas, hortalizas, verdura, vegetales grasos, cereales integrales germinados, semillas, algas, frutos secos, legumbres, aceites vegetales, frutos secos, legumbres…
  • Alimentos procesados de forma natural como germinados, deshidratados (sin que se superen los 42ºC en el proceso), remojados, licuados, macerados…

Los alimentos que hay que evitar o con los que ser precavidos:

  • Evitar alimentos con exceso de almidón (patatas o cereales sin germinar)
  • Alimentos cocinados a más de 42ºC
  • Los de origen animal o derivados de los mismos
  • Transgénicos
  • Productos envasados, refinados y procesados como pueden ser harinas o azúcar
  • Alcohol
  • Precaución con algunos alimentos que pueden ser tóxicos ni no se cocinan (soja, altramuces…) o que presenten sustancias tóxicas en determinadas condiciones (por ejemplo, germinación de almendras dulces en presencia de luz)

Consejos para una dieta crudivegana

La dieta crudivegana es muy rica en fibra y saciante. Esto puede dar lugar a que no se cubra los requerimientos energéticos. El incluir una buena ración de frutos secos diariamente, puede paliar esta carencia.

La supresión de alimentos de origen animal puede influir en una carencia de vitamina B12. Para subsanar este aspecto se puede recurrir a suplementos de esta vitamina.

Otro aspecto a considerar es la dificultad de cubrir la cantidad necesaria de proteínas en la dieta. Para no tener problemas en este sentido, la inclusión de legumbres germinadas es un gran aliado.

Aunque es un tipo de dieta que ayuda a no elevar los niveles de colesterol malo, también puede afectar a los niveles de colesterol bueno.

La restricción de proteínas e hidratos de carbono complejos puede dar lugar a dolores de cabeza, ansiedad o cansancio.

En definitiva, lo más aconsejable es consultar a tu médico y a un nutricionista para que nuestra dieta crudivegana no nos cause más perjuicios que beneficios.