Author Archive magdaall

Pormagdaall

Reacciones cutaneas en tratamientos oncologicos. Como prevenirlas

Los tratamientos contra el cáncer pueden provocar una serie de reacciones en la piel. Aunque rara vez son problemas graves, son bastante molestos. Su médico podrá aconsejarle sobre cómo prevenir estas reacciones cutaneas en tratamientos oncologicos.

¿Qué pasa con la piel cuando nos sometemos a tratamientos contra el cáncer?

Los tratamientos contra el cáncer pueden ocasionar una serie de cambios y reacciones en la piel. Estos cambios dependerán del tratamiento que se reciba.

reacciones cutaneas en tratamientos oncologicos

  • Radioterapia. La piel de la zona que recibe la radiación puede volverse seca, escamada, enrojecerse o oscurecerse, inflamarse y aparecer picor (prurito).
  • Quimioterapia. Este tratamiento puede dañar las células de crecimiento rápido de la piel. Esto puede provocar sequedad en la piel, picor, descamación e, incluso, sarpullido o sensibilidad al sol. Puede aparecer lo que conocemos como “radiation recall”. Si previamente se ha recibido radioterapia, la zona afectada puede “recordar“. La piel de esa zona se enrojece, salen ampollas e, incluso, puede doler.
  • Terapia biológica. Pueda ocasionar prurito.
  • Terapia dirigida. Produce sequedad en la piel, sarpullido y problemas en las uñas.

Cabe la posibilidad de que aparezcan algunos problemas cutáneas más graves:

  • Picor repentino y grave, sarpullido o urticaria durante la quimioterapia. Esto puede ser un síntoma de reacción alérgica.
  • Llagas dolorosas y húmedas que se pueden infectar. Esto se conoce como reacción húmeda. Suele aparecer en zonas con pliegues: orejas, senos o nalgas.

Consejos para prevenir reacciones cutaneas en tratamientos oncologicos

  • Antes de iniciar el tratamiento pregunte al médico sobre los efectos secundarios. Un dermatólogo podrá aconsejar sobre las reacciones cutáneas secundarias.
  • Usar jabones suaves para la piel sin aromas fuertes
  • Elegir detergentes para la ropa sin perfumes fuertes
  • Utilizar lociones y cremas específicas
  • Previamente a la sesión de radioterapia, no usar talcos o antitranspirantes
  • Proteger la piel:
    • lociones específicas para pieles secas, con picor o infectadas
    • espaciar la frecuencia de la depilación
    • protección solar (SPF 15 como mínimo). Son recomendables los filtros físicos (con óxido de zinc o dióxido de titanio)
  • Prevenir la piel seca y la comezónreacciones cutaneas en tratamientos oncologicos
    • evitar productos con alcohol o perfume
    • ducharse/bañarse con agua tibia
    • usar lociones corporales hipoalergénicas tras la ducha
    • mantener la casa fresca y húmeda
    • dieta saludable y tomar mucho líquido
    • una toalla fresca o hielo sobre la zona puede aliviar
    • algunas personas obtienen beneficios con la acupuntura
  • Cuidar los problemas leves de uñas
    • uñas cortas y limpias
    • uso de guantes en tareas domésticas

Pormagdaall

Sin frutos secos. Consejos para vivir con alergia a frutos secos

Cuando se padece una alergia a frutos secos, es necesario seguir una dieta sin frutos secos. Nos referimos a los frutos secos como tal, a los productos que los contengan como ingredientes, a las posibles trazas de los mismos y a las precauciones para evitar la contaminación cruzada.

Y, volvemos a insistir, es imprescindible una lectura atenta de las etiquetas de los productos que se vayan a consumir.sin frutos secos

Consejos para una correcta dieta sin frutos secos

  • Los frutos secos pertenecen a familias botánicas diferentes, por lo tanto algunos pueden ser tolerados. Estos que son tolerados, se recomiendan comerlos con cáscara. De esta manera evitamos la contaminación cruzada en el proceso de “pelado“.
  • Cuando en una etiqueta veamos “frutos secos“, sin especificar cuál es, la mejor opción es evitar el producto.
  • Especial cuidado con denominaciones tales como: emulsified o emulsionado o satay (salsa de cacahuetes). Estos términos pueden indicar que están espesados con cacahuete*. Este tipo de salsa es muy frecuente en restaurantes asiáticos, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de comer en este tipo de restaurantes. *(Debemos tener en cuenta que el cacahuete, aunque no es un fruto seco, se le suele incluir como tal. De hecho es un alérgeno que se trata de manera independiente)
  • Se pueden encontrar también los frutos secos en productos de repostería y panadería.
  • Extremar las precauciones a la hora de comer fuera de casa o en restaurantes tipo “buffet” (los cubiertos usados para servirnos pueden provocar contaminación cruzada).sin frutos secos
  • Cada vez existen más cantidad de salsas a las que se añaden frutos secos: barbacoa, pesto, inglesa…
  • Es importante atender también a las frases de advertencia tales como: “puede contener trazas“, “fabricado en una fábrica que…” No son obligatorias de poner, pero nos pueden indicar una posible contaminación o un deficiente control de alérgenos que tenemos que tener en cuenta.
  • No podemos tampoco olvidar prestar la misma atención a productos de cosmética o higiene personal. Si incluyen frutos secos como ingredientes, se pueden desencadenar también algún tipo de reacción por contacto.
  • En un principio, el aceite de girasol no produce alergias ya que es un lípido o grasa. Sin embargo, en casos de extrema sensibilización, sería conveniente evitarlo. Esto se debe a posibles trazas de proteínas en el mismo.
  • Eliminar las mantequillas de frutos secos. Éstas se consiguen triturando los frutos secos completos (con todas las proteínas).
Pormagdaall

Dieta sin leche. ¿Cómo convivir con la alergia a la leche?

La alergia a la leche suele desaparecer durante la infancia, sólo pocos casos se mantienen en edad adulta. Prevenir las reacciones alérgicas supone seguir una dieta sin leche.

¿En qué consiste una dieta sin leche?sin leche

Cuando se padece alergia a la leche, la dieta exenta de leche y sus derivados es el único tratamiento efectivo. Esta tarea puede resultar algo complicado ya que, actualmente, existen muchos productos con leche o fabricados con ella y/o derivados de la misma. De ahí que recomendemos una lectura detenida de las etiquetas de los productos a consumir.

Al leer una etiqueta, debemos comprobar que la leche no solo sea un ingrediente del productos, si no que, además, no aparezca como “ingrediente oculto“. He aquí algunos términos que nos avisan de su presencia:

  • Caseína, caseína cálcica, hidrolizado de caseína, caseinato de magnesio, caseína potásica, caseína cuajada o cuajo de caseína, caseína sódica.
  • Derivado de la leche: queso, yogur, pudin, crema de leche cuajada, requesón…
  • Mantequilla, extracto de mantequilla, grasa de mantequilla, sabor artificial de mantequilla…
  • Margarinas, cremas para el café
  • Suero, hidrolizado de suero
  • Lactoalbúmina, fosfato de lactoalbúmina, lactoglobulina, lactosa…

La dieta sin leche tiene como fin prevenir las reacciones alérgicas. Sin embargo, a veces la prevención puede fallar. En el caso de sufrir una reacción grave es imprescindible contar con un inyectable de adrenalina (o epinefrina) para ser utilizado.

Consejos para una correcta dieta sin lechesin leche

  • Se puede pensar que eliminar la leche de la dieta puede suponer la eliminación de una fuente de calcio importante. Sin embargo, existen otros muchos alimentos ricos en calcio o productos enriquecidos con calcio que pueden sustituir esa fuente de calcio.
  • El prescindir de productos lácteos puede dar lugar a pérdida de peso y malnutrición (deficiencia en calcio y vitamina D). Para evitar esta situación hay alternativas que podemos incluir en nuestra dieta: pescado, marisco, col, espinacas, frutos secos…
  • Se puede sustituir la leche por bebidas vegetales (arroz, soja…). NO por otro tipo de leche (cabra, oveja), ya que sus proteínas son muy similares.
  • Una buena opción son los productos veganos que carecen de ingredientes animales (leche, huevo…).
  • Hoy en día existen una gran variedad de sustitutos lácteos vegetales para poder ser utilizados: bebidas vegetales, margarinas vegetales…
  • Precaución con la contaminación cruzada. Por ejemplo en fritos, rebozados, cubiertos…
  • Especial atención a la hora de comer fuera de casa.

 

 

 

 

 

Pormagdaall

La malabsorción a la fructosa. Intolerancia infradiagnosticada

La malabsorcion a la fructosa es un tipo de intolerancia muy similar a la intolerancia a la lactosa. Esta intolerancia está más extendida de lo que podamos pensar. Muchos estudios calculan que puede afectar a entre un 40-60% de la población.

En qué consiste la malabsorcion a la fructosa

Esta situación es provocada porque las células intestinales no son capaces de absorber, total o parcialmente, la fructosa

La fructosa ha de ser absorbida en el intestino delgado por diferentes mecanismos. Para ello es necesaria una enzima transportadora específica. Si se produce una alteración de este mecanismo transportador, la fructosa no puede ser absorbida. Por lo tanto, este tipo de azúcar sigue su camino hasta el intestino grueso.

Ya en el intestino grueso, la fructosa es fermentada por las bacterias intestinales dando lugar a los diferentes síntomas de esta intolerancia.

Tiposmalabsorcion a la fructosa

  1. Primaria. También conocida como malabsorción congénita aislada. Se va desarrollando a lo largo de la vida pudiendo tener una causa genética.
  2. Secundaria. A consecuencia de otras enfermedades intestinales que dañan la mucosa intestinal (colon irritable, celiaquia…). Puede ser crónica o reversible.

Síntomas

Como en otras intolerancias a carbohidratos, pequeñas cantidades pueden no presentar sintomatología. También hay que considerar que el umbral para presentar síntomas es muy variable entre las personas afectadas. Otros factores a tener en cuenta, son las enfermedades asociadas y el grado de de intolerancia que se padezca.

La aparición de la sintomatología puede variar entre los 30 minutos y las 3-4 horas tras la ingesta de alimentos con fructosa.

Los síntomas son muy molestos, pero no tan graves como en la IHF. Entre ellos podemos destacar: distensión y dolor abdominal, diarrea o estreñimiento, ruidos intestinales, hinchazón, gases, vómitos y dolor de cabeza.

Diagnóstico

Existen varias pruebas para diagnosticar la malabsorcion a la fructosa:malabsorcion a la fructosa

  • Test de hidrógeno espirado. Cuando las bacterias del intestino descomponen los azúcares, liberan hidrógeno. Por lo tanto, si tras la ingesta de fructosa, se produce una elevación de hidrógeno, nos indica que este azúcar no ha sido absorbido.
  • Prueba de curva de glucemia. Esta prueba mide la glucemia en sangre tras la ingesta de fructosa. Es una prueba incómoda pues requiere extracciones de sangre cada 30 minutos, durante 2-3 horas.

Tratamiento

Supone una dieta restringida en fructosa (a veces también en sorbitol). La restricción estará determinada por el grado de intolerancia (parcial o total), siendo más restrictiva a medida que el grado es más severo.

  • Aconsejable contactar con un dietista.
  • Restringir los productos:
    • con más cantidad de fructosa que glucosa
    • con exceso de fructosa y sorbitol
  • Productos con igual cantidad de fructosa y glucosa (sacarosa), pueden ser tolerados.
  • Reducir alimentos con carbohidratos no digeribles: polioles (sorbitol, xilitol…), rafinosa (habas) e inulina (polifructosa).
  • Esta dieta puede ocasionar carencias nutricionales. Es aconsejable tomar suplementos de vitamina C o ácido fólico.
  • El daño de las vellosidades intestinales afecta a la salud de nuestro intestino (importante consumir probióticos). También afecta a la absorción de otros nutrientes que pueden ocasionar malnutrición.

 

 

 

 

 

 

Pormagdaall

Dieta sin huevo: aspectos importantes que debes tener en cuenta

El hecho de ser alérgico al huevo conlleva seguir una dieta sin huevo. ¿Cómo se trata esta alergia?¿Qué caracteriza la dieta sin huevo?¿Qué términos me indican que un producto puede llevar huevo en una etiqueta?

sin huevoTratamiento de la alergia al huevo

Actualmente, el único tratamiento preventivo para las reacciones ante la ingesta de huevo, es seguir una dieta sin huevo (exenta de huevos y derivados de los mismos).

Si, a pesar de seguir la dieta sin huevo, se presentase alguna reacción, lo fundamental es tratar los síntomas. Utilizaremos antihistamínicos , broncodilatadores y adrenalina (en caso de anafilaxia).

En los últimos años, en la alergia al huevo, se está comenzando a utilizar la desensibilización.

Dieta sin huevo

El huevo se presenta en multitud de productos: productos de pastelería, pan, pastas, fiambres, patés, helados, salsas… Incluso en algunos cereales de desayuno, cafés cremosos y vinos o cervezas aclarados con clara de huevo.

Una dieta exenta de huevo supone evitar la ingesta del mismo en cualquiera de sus formas:

  • Como ingrediente
  • En pequeñas cantidades no declaradas (actuando como elemento secundario: emulsionante, clarificador…)
  • Como consecuencia de una contaminación cruzada: menaje de cocina, aceite de freír…

Precauciones en una dieta sin huevo

Es preciso leer bien las etiquetas de los productos y reconocer los distintos términos bajo los que pueda aparecer:

  • Huevo deshidratado; huevo granulado; huevo en polvo, huevo enterosin huevo
  • Clara de huevo; clara en polvo o granulada
  • Yema de huevo
  • Albúmina
  • Coagulante
  • Emulsuficante
  • Globulina
  • Lecitina o E-322 (si no especifica de donde procede)
  • Livetina
  • Lisozima
  • Ovalbúmina
  • Ovoglobulina
  • Ovomucina
  • Ovomucoide
  • Ovotrasferrina
  • Ovovitelina
  • Albuminato de sílice
  • Simplesse (producto que se utiliza como sustituto de la grasa, preparado a partir de la clara de huevo)
  • Vitelina
  • E-161b (luteína, pigmento amarillo)

sin huevo¡Presta atención a jabones y medicamentos también!

Es preciso leer las etiquetas de los productos cosméticos (jabones, geles, champús) y de los medicamentos para evitar sustos innecesarios

 

 

 

 

 

Pormagdaall

Vivir sin lactosa. Cómo afecta en el día a día de la persona

Para que la intolerancia a la lactosa nos permita vivir sin “molestias“, es preciso seguir una dieta sin lactosa. Desde hace unos años, también existen los suplementos de lactasa en pastillas que nos pueden “sacar de algún compromiso“.

Sin embargo, no hay que adoptar esta dieta sin que exista un diagnóstico certero. Si se tiene sospechas, podemos confirmar la intolerancia mediante pruebas diagnosticas tales como: test de hidrógeno expirado, test sanguíneo de tolerancia a la lactosa, biopsia de intestino delgado y test genético.

Tras el diagnóstico, el único tratamiento es seguir una dieta exenta de lactosa. La mayoría de las personas no necesitarán excluir totalmente la leche y productos lácteos de la dieta. Pero sí será necesario consumir productos “sin lactosa“.

Dieta sin lactosasin lactosa

La lactosa no sólo está en la leche y productos lácteos. Existen muchos alimentos procesados a los cuales se les ha añadido lactosa para mejorar sus características. De ahí la importancia de leer con atención las etiquetas de los productos. Actualmente, gracias a la nueva normativa, es de obligada declaración.

ADILAC ofrece un “semáforo” de alimentos que permite controlar mejor qué productos son los más o menos apropiados y cómo podemos detectar la presencia de lactosa en las etiquetas. Puedes consultarlo aquí.

Entre los productos más fáciles de digerir (en función del grado de tolerancia), podemos citar:

  • Mantequilla de leche
  • Quesos curados/semicurados
  • Productos lácteos fermentados como el yogur, leches fermentadas, cuajadas…
  • Productos lácteos deslactosados
  • Bebidas vegetales (como sustitutos de la leche)

Si la intolerancia es tan severa que optamos por prescindir de lácteos, podemos encontrarnos con déficits de determinados nutrientes: deficiencias de proteínas, vitaminas (vitaminaD) y minerales (como el calcio). Estos déficits pueden dar lugar a pérdidas de peso y malnutrición. Para evitar esa situación, hay alternativas que podemos incluir en nuestra dieta: pescado, marisco, col, espinacas, frutos secos…

La intolerancia a la lactosa en el día a día

sin lactosaEsta intolerancia puede afectar en distintos niveles:

  • Emocional. El estar pendiente de qué producto es o no es apto, genera estados de ansiedad.
  • Social. La vida social, muy vinculada con “el carácter social de la comida“, se ve afectada. Además, aún se necesita una mayor sensibilidad en el plano hostelero para allanar el camino.
  • Nutricional. Es importante contar con la figura de dietista-nutricionista para que la dieta no provoque deficiencias nutricionales.
  • Sanitario. A pesar de que no es una intolerancia desconocida hoy día, es preciso que se incluya en los protocolos de diagnóstico.
  • Consumo. El incremento del precio de los productos “sin lactosa” y su inclusión en productos insospechados, son aspectos que tampoco facilitan el día a día.

 

Pormagdaall

Alimentacion preventiva de enfermedades. ¿Es eso posible?

Son muchos los estudios que analizan la alimentacion preventiva de determinadas enfermedades, es decir, que investigan sobre el carácter preventivo de nuestra alimentación sobre la aparición de enfermedades.

1.- Por un lado tenemos una serie de estudios centrados en las enfermedades crónicas.

alimentacion preventivaEnfermedades crónicas: aquellas de larga duración y progresión lenta (diabetes, enfermedades cardiacas, enfermedades respiratorias o cáncer)

Estos estudios son unánimes a la hora de afirmar que estas enfermedades están muy relacionadas con el estilo de vida y, por consiguiente, con la alimentación.

2.- Por otro lado, tenemos los estudios que se centran en la influencia de la nutrición sobre el buen funcionamiento del sistema inmune. Desde este contexto, se afirma que:

“Una malnutrición, tanto por defecto (alimentación pobre en vitaminas o minerales), como por exceso (abuso de calorías, azúcares o grasas saturadas), influye en el buen funcionamiento del sistema inmune”

¿Cómo debe ser una alimentacion preventiva de enfermedades?

  • Elegir una alimentación natural: “De la naturaleza, relacionado con ella o producido por ella sin la intervención del hombre“. La idea que se quiere transmitir es que es necesario incluir en nuestra dieta un gran número de productos mínimamente procesados. De esta manera descartar los productos preparados y con aditivos. Los productos orgánicos, son una buena elección en este sentido.
  • Potenciar una alimentación nutritiva. Aunque los alimentos han de aportarnos tanto energía como nutrientes, el ritmo de vida actual, hace que no sea necesario tanto aporte calórico. Por tanto, se debería aumentar el aporte de nutrientes y reducir el calórico.alimentacion preventiva
  • Apostar por una alimentación antiinflamatoria. Tomar medidas como:
    • Elegir grasas polinsaturadas
    • Mantener el nivel de glucosa (reduciendo el consumo de azúcares y harinas refinadas)
    • Elegir hidratos de carbono procedentes de cereales integrales, verduras y frutas.
    • Consumir antioxidantes (vegetales coloridos)

Problemas de salud derivados de una mala alimentación

  • Mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades crónicas: diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, cáncer…
  • Problemas del sistema respiratorio.
  • Puede favorecer algunos trastornos del estado de ánimo como, por ejemplo, la depresión.
  • Algunos estudios recientes apuntan a indicios que relacionan la mala alimentación con el riesgo de padece demencia (demencia vascular o demencia a causa de la enfermedad de Alzheimer).

 

Pormagdaall

La alergia a frutas y verduras. Alergenos en la naturaleza

A pesar de ser productos naturales, las frutas y verduras también producen reacciones alérgicas. La alergia a frutas y verduras son reacciones adversas a las proteínas de las mismas con intervención del sistema inmune.

Estas proteínas son resistentes al cocinado o procesado. De ahí que podemos tener síntomas al ingerir productos que las contengan: yogures, zumos, mermeladas…

Podemos encontrar frutas y verduras ocultas en alimentos tales como:alergia a frutas y verduras

  • Aromas (medicinas, chucherías, pasta de dientes…)
  • Yogures y algunos postres
  • Zumos
  • Macedonias
  • Potitos
  • Cereales, chocolates, tartas, helados, gelatinas (con frutas)
  • Frutas escarchadas
  • Frutas desecadas (orejones)

Sintomatología de alergia a frutas y verduras

Los síntomas suelen aparecer de manera inmediata, en el transcurso de la primera hora tras su ingesta.

Los síntomas más frecuentes son los orofaríngeos:

  • Picor en la boca
  • Ronquera
  • Edema en labios, lengua…

Sin embargo, no se puede descartar que se puedan desarrollas reacciones más graves, incluso anafilaxia. En estos casos extremos es necesario utilizar el inyector de adrenalina.

Alérgenos

El mayor porcentajes de reacciones alérgicas son producidas por las frutas rosáceas (manzanas, albaricoque, nectareina, fresa…).

En cuanto a las frutas y verduras que más alergias provocan, podemos citar: melocotón, kiwi, fresa, melón, tomate, plátano, aguacate, manzana, cereza, uva, albaricoque, pera, higo y papaya.

Tratamientos y consejos a tener en cuenta

alergia a frutas y verdurasUna vez que se ha diagnosticado la alergia a frutas y verduras, como en cualquier otra alergia alimenticia, lo más indicado para la prevención es evitar incluir en nuestra dieta dichos elementos.

Podemos seguir una serie de consejos tales como:

– Pelar la fruta. Algunos alérgenos se encuentran en la piel de frutas y verduras.

– Tener en cuenta las reacciones cruzadas (con otras frutas y verduras, polen, latex)

– Algunas vacunas para alergias a determinados pólenes pueden mejorar la alergia a determinadas frutas

– Ya existe la primera vacuna sublingual para la alergia al melocotón

 

 

 

 

Pormagdaall

¿Enfermedad celiaca o sensibilidad al gluten o alergia al trigo?

Los problemas con el gluten nos crean algunas dudas con respecto a algunas patologías. ¿Qué me pasa? ¿Padezco enfermedad celiaca o sensibilidad al gluten o alergia al trigo? Conoce las diferencias.

Enfermedad celiaca (EC)

La enfermedad celiaca es una “enfermedad sistémica autoinmune crónica provocada por el gluten y prolaminas relacionadas, en individuos susceptibles

enferemdad celiaca o sensibilidad al gluten o alergia al trigoSu predisposición es genética. De ahí que la tasa de padecerla entre familiares sea más alta.

El gluten causa daño en las vellosidades intestinales del intestino delgado. Este daño provoca una mala absorción de nutrientes que da lugar a síntomas diversos no sólo en el sistema digestivo, si no en otros sistemas del organismo.

Entre estos síntomas: diarrea, estreñimiento, calambres, dolor de huesos o articulaciones, anemia, retraso en el crecimiento, migrañas, infertilidad… Una de las manifestaciones cutáneas más específica es la dermatitis herpertiforme (erupción en la piel).

Para su diagnóstico son necesarios análisis sanguíneos, seguidos por una biopsia del intestino delgado.

Actualmente, el único tratamiento en mantener una dieta libre de gluten de por vida.

Sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC)

En ciertas personas se dan reacciones adversas ante la ingesta de gluten. Sin embargo, las pruebas descartan que sean celiacas.

Las reacciones pueden comenzar hasta 48 horas después de la ingestión de gluten y pueden durar mucho tiempo.

Esta alteración no está bien definida. Es una reacción que no involucra al sistema inmune, ni tampoco es una reacción autoinmune como la EC. Tampoco existen pruebas para identificarla.

Según algunos estudios, se estima que puede afectar entre un 2% y 6% de la población.enfermeda celiaca o sensibilidad al gluten o alergia al trigo

Sus síntomas son muy similares a los de la EC: calambres, diarrea, estreñimiento, migrañas, fatiga, dolor de huesos y articulaciones… A menudo, predominan los síntomas no grastrointestinales. No existe ninguna indicación de que cause el mismo tipo de daño al intestino como la EC.

No existen pruebas específicas para su diagnóstico. Por tanto, su diagnóstico se hace excluyendo otras posibles causas de los síntomas (como descartando Ec o alergia al trigo). Tras descartar otras enfermedades, se establece una dieta exenta de gluten. Si se produce mejoría, se diagnostica SGNC.

El tratamiento, al igual que en la EC, es una dieta exenta de gluten. Sin embargo, algunos pacientes pueden tolerar una dieta baja en gluten.

Alergia al trigo

En este caso estamos frente a una reacción que involucra al sistema inmune (mediada por IgE). La reacción se produce ante cualquiera de las proteínas existentes en el trigo.

enfermedad celiaca o sensibilidad al gluten o alergia al trigoEsta reacción es inmediata. Puede incluir una gran variedad de síntomas, desde leves a muy graves: comezón, urticaria, nausea, dolor abdominal, hinchazón de labios y lengua, problemas para respirar o anafilaxia (este último con gran riesgo para la persona).

Su diagnóstico, como en cualquier otra alergia, se lleva a cabo mediante pruebas de RAST o de punción en la piel en el servicio de alergología.

El tratamiento es la eliminación de la dieta de todas las formas de trigo. Se podría incluir en la dieta gluten, siempre y cuando éste no proceda del trigo.

Como en muchas alergias, los niños pueden superarlas durante la infancia. Sin embargo, si aparece en edad adulta suele ser permanente.

Pormagdaall

La fructosa. Diferentes patologías relacionadas con la fructosa

Esta intolerancia es poco conocida y muy extendida. Son varios los tipos que existen, pero todos tienen en común “no tolerar bien la fructosa”

¿Qué es la fructosa?

La fructosa es un monosacárido o azúcar simple que no se descompone en otros compuestos simples. Para que nuestro organismo pueda utilizarla, es preciso que sea absorbida por las células intestinales y que sea metabolizada en el hígado donde se acumula en forma de glucógeno.

¿Dónde podemos encontrarla?

  • De forma natural en frutas y verdurasfructosa
  • Como componente de la sacarosa (disacárido formado por glucosa y fructosa)
  • Otra fuente de fructosa es el sorbitol que, al ser metabolizado, puede generarla

Las frutas que tienen mayor cantidad son: manzana, ciruela, pera, pasas, uvas, albaricoque seco, cerezas, higos secos… Un factor a tener en cuenta es el grado de maduración: “mientras más madura sea la fruta, más cantidad contiene”

En cuanto a las verduras, hay que tener cuidado con: cebolla, tomate, coles, apio, calabaza, puerro… Las que mejor se digieren: acelgas, espinacas, alcachofas o champiñones.

Patologías asociadas a la fructosa

Si este azúcar nos sienta mal, decimos que somos intolerantes. Pero la realidad es que debemos diferenciar entre diferentes patologías.

  • Malabsorción a la fructosa. Es bastante común. Consiste en un problema para “absorber la fructosa”. La absorción se realiza en el intestino delgado por medio de un “transportador específico”. Si este “transporte” no funciona correctamente, este azúcar no es absorbido y sigue su camino al intestino grueso. Aquí es fermentada por las bacterias intestinales, dando lugar a los síntomas.
    • Intolerancia primaria (malabsorción). Puede deberse a causas genéticas. Existe una disminución de la enzima transportadora a lo largo de la vida.
    • Intolerancia secundaria (malabsorción). Esta puede aparecer a cualquier edad y sin previo aviso. Suele deberse a la existencia de otras enfermedades intestinales (gastroenteritis, enfermedad celiaca, enfermedad inflamatoria intestinal…). Estas otras enfermedades dañan la mucosa intestinal pudiendo afectar a la capacidade de absorción. En este caso y, si el daño no es irreparable, puede ser transitoria.
  • Intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF) o fructosemia. Es una enfermedad rara debida a un error genético (autosómico recesivo). En este caso el problema no es la absorción, si no la metabolización. Hay un déficit de la enzima necesaria para descomponer las fructosa (aldolasa B). La no metabolización hace que se acumulen “sustancias tóxicas” para el organismo. Si no se corrige, puede dar lugar a ictericia y enfermedad renal y hepática grave.
  • Fructosuria benigna o esencial. Es una enfermedad muy rara, asintomática y no produce daños renales o hepáticos. Se debe a un déficit hepático de fructoquinasa (enzima que ayuda en la metabolización de la fructosa)

fructosaEs importante diferenciar las distintas patologías ya que influye para definir la restricción en la dieta y los azúcares tolerados. Tampoco las consecuencias son las mismas: los pacientes con IHF pueden tener consecuencias muy graves con la ingesta prolongada de fructosa.