Archivo de categoría INTOLERANCIAS ALIMENTICIAS

Pormagdaall

Los test de intolerancias alimentarias puestos bajo la lupa

¿Quién no ha oído hablar de los test de intolerancias alimentarias? Este tipo de test están en auge hoy día. Pero, ¿realmente funcionan?

Intolerancia alimentaria

Es evidente que existe un aumento en las reacciones a los alimentos. Sin embargo, no todas las reacciones son iguales. Por ello, es importante distinguir entre alergia e intolerancia.

Las intolerancias a los alimentos son reacciones ante la ingesta de determinados alimentos debidas a mecanismos enzimáticos, farmacológicos o indeterminados. No implica al sistema inmune, sino que es el sistema digestivo el que tiene problemas para procesar determinado alimento.

En cambio, en las alergias sí participa el sistema inmune y sus consecuencias pueden ser muy graves.

La causa principal de las intolerancias, radica en el déficit de alguna enzima que dificulta la metabolización del alimento. De ahí que sólo están demostradas científicamente unas pocas. Éstas son: la intolerancia a la lactosa, malabsorción a la fructosa, la hipersensibilidad a los sulfitos y la sensibilidad al gluten no celiaca.

Tanto las alergias como las intolerancias requieren de una prueba concreta realizada por un especialista para determinar si efectivamente existen y a qué sustancias se deben.

¿Qué son los test de intolerancias alimentarias?

El creciente aumento de las reacciones a alimentos, ha propiciado un auge en la oferta de test de intolerancias alimentarias. Se los conoce como «test IgG de intolerancia alimentaria» o «test de sensibilidad alimentaria». Con ellos se puede, en teoría, analizar con una sola prueba, la intolerancia a decenas de compuestos y alimentos.

test-de-intolerancias-alimentariasEntre la gran variedad de pruebas podemos encontrar: determinación de IgG a alimentos mediante un análisis de sangre; kinesiología; test citotóxicos; pruebas de activación de linfocitos; y, pruebas electrodérmicas.

Te resultarán familiares nombres como: Test A200, Test Fis, Test VEGA o Test Alcat. Incluso algunos que puedes hacértelos tú mismo en casa: HemoCode o Good detective.

Todos los informes de instituciones médicas nos indican que, ninguno de estos test tiene una base científica. Es decir, no hay ningún respaldo que garanticen que los test de intolerancias alimentarias funcionen. Por poner un ejemplo: “la presencia de anticuerpos IgG en la sangre, solo prueba el contacto con un determinado alimento, pero no la intolerancia al mismo”

En definitiva, las intolerancias alimentarias han de detectarse una a una si existe sospecha de poder padecerla. Por lo tanto, no existen “test masivos” que, con una sola muestra, diagnostiquen intolerancias a múltiples alimentos.

¿Por qué hay que desconfiar de estos test?

  • No tienen validación científica.
  • Sus resultados no son reproducibles, ni fiables. A veces, ni siquiera se corresponden con la sintomatología del paciente.
  • Son caros y se pueden encontrar en espacios insospechados.
  • Las autoridades médicas internacionales no las respaldan.

Riesgos de los test de intolerancias alimentarias

El mayor riesgo que conlleva la utilización de estos test, consiste en que pueden ofrecer resultados “incompletos y/o erróneos”. Este hecho da test-de-intolerancias-alimentariaslugar a:

  • Retraso en un diagnóstico correcto y completo
  • Someterse a tratamientos dietéticos, en base a ese diagnóstico, que pueden ser ineficaces e incluso peligrosos (desequilibrio nutricional)
Pormagdaall

Reacciones adversas al pescado. La alergia al pescado es una de ellas.

Las reacciones adversas al pescado tienen mucha incidencia en la población. Esto se debe a sus propias proteínas, a la cantidad de histamina que contiene y al parásito anisakis.

Tipos de reacciones adversas al pescado

a) Alergia al pescado. Se produce ante determinadas proteínas del pescado.  Involucra al sistema inmunológico en personas sensibilizadas.

b)  Intolerancia al pescado. Es una reacción sin participación de la IgE. Esa situación es menos frecuente. Los síntomas suelen ser gastrointestinales y aparecer entre 60-90 minutos tras la ingesta.

c)  Intoxicación no alérgica debido a la presencia de sustancias tóxicas. En esta situación, la reacción aparecerá en cualquier persona que ingiera una cantidad suficiente de pescado, sin necesidad de ser alérgica. Por ejemplo, intoxicaciones por pescados que acumulan un exceso de histamina o sustancias similares. Sus manifestaciones son manchas rojas y calor en la cara, diarrea, dolor de estómago, nauseas y dolor de cabeza.

reacciones-adversas-al-pescadod) Reacciones ante pescados infectados por parásitos. El caso más conocido en el anisakis. Puede dar lugar tanto a una intoxicación como a una reacción alérgica (en el caso de ser alérgico a ese parásito). La reacción sólo sucederá si el pescado está infectado, pudiendo comer pescado no infectado sin problema alguno

Una de las reacciones adversas al pescado más peligrosa: alergia

Como cualquier otra alergia alimentaria, es una reacción adversa frente a algunas proteínas del pescado que involucra al sistema inmune. Por lo tanto, hablamos de una respuesta del sistema inmunitario frente a un alimento normalmente inofensivo. Sus síntomas suelen aparecer inmediatamente (durante la primera hora) tras su ingesta.

La alergia al pescado, puede aparecer a cualquier edad. Sin embargo, la primera manifestación puede surgir en los primeros años de vida coincidiendo con la introducción del pescado en la dieta infantil (dos primeros años de vida). Incluso se ha detectado en bebés durante la lactancia materna.

En la edad infantil, es la tercera causa de alergia tras la leche y el huevo. Si aparece en esta etapa, esta alergia puede desaparecer. Si bien es cierto que, en general, suele durar más que otras e, incluso, persistir.

Si la alergia al pescado aparece durante la etapa adulta, su desaparición es prácticamente imposible. Se calcula que el pescado es responsable del 12-14% de las alergias en adultos en España.

Alérgenos causantes

La proteína principal que provoca esta alergia es la parvalbúmina. Esta proteína es específica de cada especie, pero muy similares entre sí. Esta sería la explicación para las alergias cruzadas entre distintos pescados.

Además, es una proteína termoestable. Lo cual hace que sea resistente al calor y no se destruya durante la cocción.

También podemos destacar otras proteínas no parvalbúminas que pueden desencadenar la reacción alérgica. Son proteínas muy específicas de alguna especie. Por ello, hay pacientes que pueden tolerar pescados de otras especies.

Los pescados que más alergia pueden ocasionar son el gallo, merluza, sardina y bacalao. Los que menos, emperador, cazón y atún. En general, se podría afirmar que el pescado azul tiene menos proteínas alergénicas.

A veces se pueden presentar reacciones a crustáceos o mariscos también. Sin embargo, son alergias independientes y la reactividad cruzada entre estos alimentos no está probada.

Hay que tener muy presente que el pescado lo podemos encontrar formando parte de otros alimentos. Incluso podemos encontrarlo en otro tipo de productos como medicamentos, bebidas, harinas, gelatinas…

Pormagdaall

Usos y propiedades de las bebidas vegetales. Consejos

Bebidas vegetales

¿Cuestión de salud? ¿Mayor accesibilidad? Sea cual sea la razón, lo cierto es que cada vez más personas consumen bebidas vegetales.

¿Qué bebida vegetal elegir?

Repasemos algunas de ellas:

  • Soja. Rica en proteínas, calcio, fósforo y vitaminas del grupo B. Perfecta para personas diabéticas al liberar sus azúcares poco a poco. Adecuada para problemas digestivos por ser muy digestiva.

La mejor para cocinar y hornear dulces, cremas, batidos, helados, natillas e indispensable para hacer «buttermilk» (se corta con facilidad)

  • Avena. Por su aporte en fibra es beneficiosa para el funcionamiento intestinal. Rica en nutrientes esenciales y con alto contenido en vitaminas B, E y antioxidantes. Actualmente podemos encontrarla «sin gluten».

Bebida vegetal más dulce y espesa que otras. Puede usarse con café o cereales; también para salsas, natillas, bechamel y cremas dulces y saladas.

  • Arroz. De digestión fácil; relajante (alto contenido en triptófano); hipotensora; depurativa; e, ideal para pérdida de peso.

Su textura similar a la leche descremada la hace adecuada para preparar smoothies, pero no para bebidas calientes (demasiado aguada). Su cremosidad ha favorecido la aparición de yogures hechos con esta bebida vegetal.bebidas-vegetales

  • Almendras. Aporta gran energía (recomendable para niños en crecimiento, personas mayores, personas anémicas o deportistas). Previene la osteoporosis. Ayuda a reducir el colesterol y previene el estreñimiento.

Su textura es muy adecuada para el café y los cereales de los desayunos. Funciona perfectamente en recetas de repostería que lleven almendras.

  • Coco. Es una bebida energizante por su alta dosis de hidratos de carbono. Gran aporte de sales minerales que ayuda al sistema óseo. Sin embargo, no hay que abusar de ella por su alto contenido en grasas saturadas (riesgo para el sistema circulatorio)

Textura muy cremosa. Se suele utilizar para cocinar postres y dulces. Perfecta para hacer helados.

Consejos de uso en la cocina

  • bebidas-vegetalesSalsas saladas y bechamel: bebida de soja (no azucarada ni aromatizada)
  • Batidos y postres: cualquiera de ellas (tener en cuenta el toque de sabor como por ejemplo almendras o arroz)
  • Purés o aportar cremosidad a guisos: bebidas de almendras y avena
  • Agita la bebida antes de consumirla
  • Lo ideal es hacerla en casa (es fácil), pero si prefieres comprarla intenta que no tenga azúcares añadidos y escoge los sabores más naturales.


Pormagdaall

El sindrome de enterocolitis inducida por proteínas en niños (FPIES)

Recientemente se ha descrito un nuevo síndrome clínico de un tipo de alergia a alimentos que no es mediada por la inmunoglobulina E (IgE): el sindrome de enterocolitis inducido por proteínas de alimentos ( FPIES).

El sindrome de enterocolitis inducida por proteínas de los alimentos en niños

El Síndrome de Enterocolitis por proteínas de los alimentos es una intolerancia grave y peligrosa que afecta al sistema gastrointestinal en niños.
Este cuadro clínico reciente no es una forma de alergia, no involucra al sistema inmune. Es un tipo de intolerancia potencialmente grave.

Manifestaciones clínicas

Podemos distinguir 2 manifestaciones:

  1. Forma clásica o aguda. Sus síntomas son muy aparatosos: vómitos repetidos, decaimiento, palidez, letargia, caída de la tensión arterial, riesgo de deshidratación y análisis de sangre similares a una infección (sepsis). Incluso puede dar lugar a un shock similar al séptico. La aparición de los síntomas suceden poco después de ingerir el alimento desencadenante.
  2. Forma crónica. La aparición de los síntomas es más progresiva. Entre estos síntomas destacamos: vómitos (cada vez más graves), diarrea y pérdida de peso.

Alimentos desencadenantes

En los primeros meses de vida, los alimentos que con más frecuencia desencadenan esta intolerancia, son las proteínas de leche de vaca, soja e, incluso, las proteínas en leche materna.

En cuanto a los alimentos sólidos, los desencadenantes más habituales son el arroz y la avena. Investigaciones actuales incluyen otros desencadenantes comunes como: pollo, pescado, judías verdes, guisantes... La realidad es que cualquier proteína alimentaria puede actuar como desencadenante.

Diagnóstico

Las pruebas de alergia no sirven, por lo tanto su diagnóstico es clínico. Se evalúan los síntomas, se hace un examen físico y se realizan protocolos clínicos que omitan de la dieta el alimento sospechoso. Se confirmará el diagnóstico si, al reintroducir el alimento tras unas 8 semanas, reaparecen los síntomas.

Tratamiento del FPIES

El tratamiento más eficaz consiste en la prevención. Es necesario evitar la ingesta del alimento que desencadena la aparición de los síntomas.

En el caso de que los síntomas aparezcan, se requiere tratamiento hospitalario debido a su gravedad:

  • Sueroterapia intravenosa
  • Corticoides intravenosos
  • Antimético para evitar el vómito (Ondansetrón)
Pormagdaall

Cómo disfrutar de una navidad sin alergenos. Consejos

El número de personas con alergias e intolerancias alimenticias en España, aumenta año tras año. Es raro que, en cada familia, no haya alguien que no las padezca. La situación es una gran preocupación cuando se organizan comidas o cenas familiares. ¿Cómo podemos afrontar una navidad sin alergenos que evite o, al menos, reduzca los riesgos?

CONSEJOS PARA UNA NAVIDAD SIN ALERGENOS

Conocer los alimentos prohibidos

Este es el punto de partida. Es imprescindible conocer la alergia o intolerancia de nuestro invitado. Con ello descartaremos los productos que NO puede comer.

Planificar el menú con antelación

Es de suma importancia elegir el menú que vamos a servir para poder controlar los ingredientes que vamos a necesitar. De esta manera, podemos organizar la lista de la compra eligiendo productos, sustituyendo ingredientes o adaptando la receta.

Limpieza

Hay que extremar la limpieza antes de cocinar. Debemos asegurarnos que los utensilios que utilizaremos no están contaminados de usos anteriores: horno, microondas, superficies, sartenes, cacerolas, cubiertos…

A la hora de cocinar, vigilar la contaminación cruzada

En este sentido tenemos 2 opciones: Diseñar un menú para todos, eliminando el alérgeno en cuestión o diseñar un menú específico para nuestro invitado alérgico.

Como podéis imaginar, la primera opción sería la que mas seguridad nos daría. Pero lo mas adecuado, no siempre es posible. Así es que, si optamos por menús distintos, hay que extremar las precauciones para evitar la contaminación cruzada:

  • Elaborar primero los platos del invitado alérgico
  • Separar los ingredientes aptos y no aptos
  • Destinar unos utensilios EXCLUSIVAMENTE para la preparación del menú sin  alérgenos
  • Lavarnos las manos, utensilios y superficies de trabajo cada vez que manipulamos los ingredientes

En la mesa

Una vez dispuestos a comer, tampoco debemos bajar la guardia. Situar a nuestro invitado alérgico en un extremo de la mesa, puede ayudarnos a prevenir riesgos. Evitaríamos que, al pasarnos alimentos unos a otros por encima de la mesa, caigan restos en su plato (migas de pan, por ejemplo). En platos compartidos la persona alérgica debería servirse su ración en primer lugar (salsas, por ejemplo).

Productos navideños

Cada vez es más fácil conseguir productos navideños sin determinados ingredientes. Lo importante en este sentido, es leer muy detenidamente las etiquetas de dichos productos. También podemos optar por hacerlos nosotros mismos.

Disfrutar

Por último, y lo mas importante, DISFRUTAR tanto de las fiestas como de nuestros familiares.

Con estos consejos una navidad sin alergenos, es posible!!!

Posdata

Un último consejo: si vais a un restaurante en estas fechas, preguntad antes, informad de vuestra alergia o intolerancia, aseguraos que os han entendido y que la carta especifica CLARAMENTE los ALERGENOS.

FELICES FIESTAS SIN ALERGENOS PARA TODOS!!!!

Pormagdaall

IHF: intolerancia a la fructosa. Enfermedad rara y muy seria

Existen muchísimos casos de intolerancia a la fructosa. Sin embargo, no todos son iguales. La mayoría son casos de malabsorción de la fructosa. Pero hay una patología más seria: intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF)

Qué es la intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF)

La IHF es una enfermedad hereditaria donde la enzima aldolasa B, encargada de degradar la fructosa (en hígado, intestino y riñones), no funciona correctamenteintolerancia a la fructosa

Nos referimos a un error genético en el metabolismo de la fructosa. Es considerada una enfermedad rara que se hereda de padres a hijos (de carácter autosómico recesivo).

En este caso el problema no surge por «problemas» en la absorción de la fructosa. Ésta es absorbida por las células intestinales. Sin embargo, el organismo no es capaz de metabolizarla correctamente (degradarla). Esta falta de metabolización da lugar a la acumulación de un «producto intermedio» tóxico para el organismo. Tal situación da lugar a una serie de síntomas que mejoran con un buen tratamiento dietético.

Es una patología que se mantiene de por vida, siendo diagnosticada en edad temprana.

Sintomatología de esta intolerancia a la fructosa

Los síntomas suelen aparecer con la introducción de la fruta y verdura en la dieta del niño.

Inmediatamente tras la ingestión de fructosa, se manifestará una sintomatología tal como: nauseas, vómitos, sudoración, letargia, alteración hepática aguda…

Si, a pesar de estos primeros síntomas, se sigue consumiendo productos con fructosa (aunque sea en pequeñas cantidades), podemos encontrarnos con: crecimiento insuficiente, alteraciones hepáticas, dificultades de alimentación y vómitos recurrentes.

Como vemos, son unos síntomas muy particulares que pueden cursar, además, con: convulsiones, ictericia, ascitis… Estos síntomas son más graves cuanta menos edad tiene el paciente.intolerancia a la fructosa

Diagnóstico de IHF

Para confirmar el diagnóstico de IHF, contamos con pruebas tales como:

  • Sobrecarga de fructosa (prueba peligrosa)
  • Estudios de actividad de la enzima por medio de biopsias
  • Estudios genéticos.

Tratamiento de la intolerancia a la fructosa (IHF)

El único tratamiento efectivo es seguir una dieta que elimine las fuentes de fructosa, sacarosa y sorbitol. No se debe consumir más de 1-2 gramos de fructosa al día (en sus diferentes formas).

Para seguir una dieta correcta, es necesario conocer qué alimentos contienen esos elementos y leer detenidamente las etiquetas de los productos a consumir (son pocos los productos que se pueden consumir con IHF).

  • Fructosa
    • miel
    • fruta (20-40%). El contenido varia según las condiciones de crecimiento y maduración de las frutas.
    • verduras (1-2%). El contenido también es variable.
    • otros alimentos de origen vegetal
    • como edulcorante en productos dietéticos y para diabéticosintolerancia a la fructosa
    • como excipiente en medicamentos
  • Sacarosa
    • azúcar común (blanco o mereno)
    • productos dulce: galletas, cereales, postres, bollería…
    • algunas frutas (1-12%)
    • algunas verduras (1-6%)
    • componentes de algunos medicamentos infantiles
  • Sorbitol
    • frutas
    • verduras
    • como edulcorante en productos dietéticos

Si se sigue una dieta correcta, la mayoría de los síntomas desaparecerán. Puede persistir la hepatomegalia (aumento patológico del tamaño del hígado) durante meses o años.

Este tipo de dieta suele tener déficit de vitamina C, sería aconsejable tomar suplementos. Tomar una suplementación de ácido fólico podría ser beneficioso. El ácido fólico estimula la actividad de la enzima aldolasa B.

Pormagdaall

¿Alergia o intolerancia a la leche? Conoce las diferencias

Aunque ya hablamos de la diferencia entre alergia e intolerancia alimenticia, nos encontramos este dilema muy frecuentemente con el tema de la leche. Se siguen confundiendo y entremezclando ambos conceptos: alergia o intolerancia a la leche.

Si bien es verdad que es un alimento con múltiples beneficios para la salud, no es imprescindible (muchos otros alimentos pueden aportarnos nutrientes similares). Lo cierto es que no es nada raro oír: «la leche no me sienta bien«. Pero hay que saber distinguir perfectamente el porqué: ¿no tolero la lactosa o soy alérgico a la proteína de la leche?

Diferencias entre alergia o intolerancia a la leche

Alergia a la lechealergia o intolerancia a la leche

Cuando la leche nos sienta mal porque somos alérgicos, la culpable es la o las proteínas de la leche de vaca (por extensión la de otras especies también: cabra, oveja).

El responsable es el sistema inmunitario que, al detectar como «extraña» esta proteína, reacciona de una manera exagerada provocando lo que conocemos como «reacción alérgica«.

Esta reacción da lugar a una serie de síntomas de manera casi inmediata, que pueden ir desde leves (picores, hinchazón, vómitos), hasta muy graves (anafilaxia). Los síntomas no se centran en el sistema digestivo y pueden afectar a otros sistemas como el respiratorio o la piel.

Su diagnóstico se hace en el servicio de alergología. Tras el diagnóstico, el tratamiento es evitar el consumo de leche y productos lácteos.

Intolerancia a la lactosa

alergia o intolerancia a la lecheSi la leche nos causa problemas por ser intolerantes a la lactosa, la cosa es distinta. Aquí ya no interviene el sistema inmune y el problema está a nivel del sistema digestivo.

La causa es la lactasa. Es una enzima producida en el intestino delgado cuya misión es procesar la lactosa (azúcar de la leche). Al haber un déficit de lactasa, la lactosa pasa al intestino grueso sin procesar. Esa situación provoca una serie de síntomas como hinchazón abdominal, dolores, cansancio, diarrea y flautulencia (síntomas a nivel deigestivo casi exclusivamente).

Existen pruebas para su diagnóstico, pero no es necesario acudir al alergólogo. Sus síntomas son más molestos que graves.

Gracias a la existencia de muchos productos deslactosados («sin lactosa»), no es necesario prescindir totalmente de la leche y sus derivados en la dieta. Incluso, si la intolerancia es leve, se pueden tolerar pequeñas cantidades de lactosa.

Pormagdaall

Intolerancia al sorbitol ¿Qué sabemos sobre esta intolerancia?

Como cualquier otra intolerancia, la intolerancia al sorbitol supone una respuesta (no mediada por el sistema inmune) ante la ingesta de este componente.

Pero, ¿qué es el sorbitol?

Este componente es un polialcohol (azúcar alcohólico) utilizado como edulcorante y también como aditivo (E-420) en la industria alimenticia y farmacéutica. De forma natural puede hallarse en las algas rojas y en frutas (sobre todo de la familia rosaceae: pera, manzana, ciruela, melocotón y albaricoque). De forma industrial, puede obtenerse mediante la modificación química de la glucosa.intolerancia al sorbitol

Está muy relacionado con la intolerancia a la fructosa. Su ingestión conjunta dificulta la absorción de los azúcares. Además, la metabolización del sorbitol en el hígado, puede generar fructosa.

Tipos de intolerancia al sorbitol

  1. Intolerancia primaria. Genéticamente puede existir un déficit de la enzima GLUT5 (enzima transportadora del sorbitol). Se desarrollará a lo largo de la vida.
  2. Intolerancia secundaria. Puede derivarse por daño en la mucosa intestinal, ocasionada por otras enfermedades (celiaquia, Crohn…). Puede ser crónica o transitoria.

Cómo se diagnostica la intolerancia al sorbitol

Las pruebas para determinar esta intolerancia, son las mismas que las que se realizan en el caso de la intolerancia a la fructosa:

  • Test de hidrógeno expirado (medición de la cantidad de hidrógeno en aire expirado)
  • Curva glucémica (extracción de sangre tras la administración de distintas cantidades de sorbitol)

Sintomatología

Los síntomas pueden ocurrir, desde los 30 minutos hasta 3-4 horas, tras la ingesta de alimentos con sorbitol.

Son muy parecidos a los de la intolerancia a la fructosa: vómitos, gases, dolor y distensión intestinal y, sobre todo, diarrea.

No suele dar lugar a situaciones de desnutrición. Sin embargo, en casos de alto grado de intolerancia en niños, puede influir en su desarrollo y crecimiento.

Tratamiento y consejosintolerancia al sorbitol

Lo fundamental es seguir una dieta exenta de sorbitol o reducirlo al máximo posible. Para ello es imprescindible leer las etiquetas de los alimentos.

  • Limitar las frutas con mayor contenido en sorbitol
  • Cuidado con los productos «light» (suelen contener sorbitol)
  • No consumir productos que lleven el aditivo E-420
  • Reducir el consumo de alimentos ricos en fructosa
  • Si la intolerancia es severa, cuidar también los productos cosméticos y medicamentos que lo puedan contener

Pormagdaall

La malabsorción a la fructosa. Intolerancia infradiagnosticada

La malabsorcion a la fructosa es un tipo de intolerancia muy similar a la intolerancia a la lactosa. Esta intolerancia está más extendida de lo que podamos pensar. Muchos estudios calculan que puede afectar a entre un 40-60% de la población.

En qué consiste la malabsorcion a la fructosa

Esta situación es provocada porque las células intestinales no son capaces de absorber, total o parcialmente, la fructosa

La fructosa ha de ser absorbida en el intestino delgado por diferentes mecanismos. Para ello es necesaria una enzima transportadora específica. Si se produce una alteración de este mecanismo transportador, la fructosa no puede ser absorbida. Por lo tanto, este tipo de azúcar sigue su camino hasta el intestino grueso.

Ya en el intestino grueso, la fructosa es fermentada por las bacterias intestinales dando lugar a los diferentes síntomas de esta intolerancia.

Tiposmalabsorcion a la fructosa

  1. Primaria. También conocida como malabsorción congénita aislada. Se va desarrollando a lo largo de la vida pudiendo tener una causa genética.
  2. Secundaria. A consecuencia de otras enfermedades intestinales que dañan la mucosa intestinal (colon irritable, celiaquia…). Puede ser crónica o reversible.

Síntomas

Como en otras intolerancias a carbohidratos, pequeñas cantidades pueden no presentar sintomatología. También hay que considerar que el umbral para presentar síntomas es muy variable entre las personas afectadas. Otros factores a tener en cuenta, son las enfermedades asociadas y el grado de de intolerancia que se padezca.

La aparición de la sintomatología puede variar entre los 30 minutos y las 3-4 horas tras la ingesta de alimentos con fructosa.

Los síntomas son muy molestos, pero no tan graves como en la IHF. Entre ellos podemos destacar: distensión y dolor abdominal, diarrea o estreñimiento, ruidos intestinales, hinchazón, gases, vómitos y dolor de cabeza.

Diagnóstico

Existen varias pruebas para diagnosticar la malabsorcion a la fructosa:malabsorcion a la fructosa

  • Test de hidrógeno espirado. Cuando las bacterias del intestino descomponen los azúcares, liberan hidrógeno. Por lo tanto, si tras la ingesta de fructosa, se produce una elevación de hidrógeno, nos indica que este azúcar no ha sido absorbido.
  • Prueba de curva de glucemia. Esta prueba mide la glucemia en sangre tras la ingesta de fructosa. Es una prueba incómoda pues requiere extracciones de sangre cada 30 minutos, durante 2-3 horas.

Tratamiento

Supone una dieta restringida en fructosa (a veces también en sorbitol). La restricción estará determinada por el grado de intolerancia (parcial o total), siendo más restrictiva a medida que el grado es más severo.

  • Aconsejable contactar con un dietista.
  • Restringir los productos:
    • con más cantidad de fructosa que glucosa
    • con exceso de fructosa y sorbitol
  • Productos con igual cantidad de fructosa y glucosa (sacarosa), pueden ser tolerados.
  • Reducir alimentos con carbohidratos no digeribles: polioles (sorbitol, xilitol…), rafinosa (habas) e inulina (polifructosa).
  • Esta dieta puede ocasionar carencias nutricionales. Es aconsejable tomar suplementos de vitamina C o ácido fólico.
  • El daño de las vellosidades intestinales afecta a la salud de nuestro intestino (importante consumir probióticos). También afecta a la absorción de otros nutrientes que pueden ocasionar malnutrición.

 

Pormagdaall

Vivir sin lactosa. Cómo afecta en el día a día de la persona

Para que la intolerancia a la lactosa nos permita vivir sin «molestias«, es preciso seguir una dieta sin lactosa. Desde hace unos años, también existen los suplementos de lactasa en pastillas que nos pueden «sacar de algún compromiso«.

Sin embargo, no hay que adoptar esta dieta sin que exista un diagnóstico certero. Si se tiene sospechas, podemos confirmar la intolerancia mediante pruebas diagnosticas tales como: test de hidrógeno expirado, test sanguíneo de tolerancia a la lactosa, biopsia de intestino delgado y test genético.

Tras el diagnóstico, el único tratamiento es seguir una dieta exenta de lactosa. La mayoría de las personas no necesitarán excluir totalmente la leche y productos lácteos de la dieta. Pero sí será necesario consumir productos «sin lactosa«.

Dieta sin lactosasin lactosa

La lactosa no sólo está en la leche y productos lácteos. Existen muchos alimentos procesados a los cuales se les ha añadido lactosa para mejorar sus características. De ahí la importancia de leer con atención las etiquetas de los productos. Actualmente, gracias a la nueva normativa, es de obligada declaración.

ADILAC ofrece un «semáforo» de alimentos que permite controlar mejor qué productos son los más o menos apropiados y cómo podemos detectar la presencia de lactosa en las etiquetas. Puedes consultarlo aquí.

Entre los productos más fáciles de digerir (en función del grado de tolerancia), podemos citar:

  • Mantequilla de leche
  • Quesos curados/semicurados
  • Productos lácteos fermentados como el yogur, leches fermentadas, cuajadas…
  • Productos lácteos deslactosados
  • Bebidas vegetales (como sustitutos de la leche)

Si la intolerancia es tan severa que optamos por prescindir de lácteos, podemos encontrarnos con déficits de determinados nutrientes: deficiencias de proteínas, vitaminas (vitaminaD) y minerales (como el calcio). Estos déficits pueden dar lugar a pérdidas de peso y malnutrición. Para evitar esa situación, hay alternativas que podemos incluir en nuestra dieta: pescado, marisco, col, espinacas, frutos secos…

La intolerancia a la lactosa en el día a día

sin lactosaEsta intolerancia puede afectar en distintos niveles:

  • Emocional. El estar pendiente de qué producto es o no es apto, genera estados de ansiedad.
  • Social. La vida social, muy vinculada con «el carácter social de la comida«, se ve afectada. Además, aún se necesita una mayor sensibilidad en el plano hostelero para allanar el camino.
  • Nutricional. Es importante contar con la figura de dietista-nutricionista para que la dieta no provoque deficiencias nutricionales.
  • Sanitario. A pesar de que no es una intolerancia desconocida hoy día, es preciso que se incluya en los protocolos de diagnóstico.
  • Consumo. El incremento del precio de los productos «sin lactosa» y su inclusión en productos insospechados, son aspectos que tampoco facilitan el día a día.