Archivo de categoría INTOLERANCIAS ALIMENTICIAS

Pormagdaall

Intolerancia alimenticia: qué es y tipos que existen

¿Qué es la intolerancia alimenticia?

Cada vez es más frecuente observar que determinados alimentos producen reacciones adversas. Estas reacciones pueden ser de dos tipos: alergia e intolerancia alimenticia.

Aunque alergias e intolerancias tienen algunos síntomas similares, son procesos distintos. Por ello, es necesario consultar al especialista para obtener un diagnóstico adecuado

De una manera sencilla podríamos definirla como «reacción adversa de nuestro organismo frente a alimentos que no son digeridos, metabolizados o asimilados completa o parcialmente». Se deben, fundamentalmente, a la ausencia de los elementos necesarios encargados de la correcta digestión del alimento que nos la causa. Y, como aspecto importante, «no interviene el sistema inmune».

Tipos de intolerancias alimenticias

Podemos establecer dos grandes grupos atendiendo a su origen:

  1. Primaria. Es hereditaria y permanente. Puede presentarse a cualquier edad y su gravedad aumenta gradualmente. En este contexto se englobarían las «Deficiencias congénitas», cuya característica fundamental es su presencia desde el nacimiento.
  2. Secundaria. Aparece por causas concretas y puede ser reversible. Para acabar con ella es necesario acabar con el detonante que la provoca y restablecer la mucosa intestinal a su estado habitual.

Pero podemos hacer una clasificación más exhaustiva si nos centramos en cómo qué la produce:

a) Metabólicas y/o enzimáticas. En este caso, un déficit enzimático o metabólico, imposibilita la correcta asimilación de determinadas sustancias de los alimentos. Existen pruebas específicas para su diagnóstico. Algunos ejemplos de las mismas serían:intolerancia alimenticia

  • Intolerancia a la lactosa (azúcar de la leche) debida a un déficit de la enzima lactasa. La lactosa pasa al intestino grueso sin metabolizar, siendo fermentada por las bacterias de nuestra flora intestinal. Es muy importante que no se confunda con la alergia a la proteína de la leche.
  • Intolerancia a la fructosa (azúcares presentes en frutas, verduras o cereales) debida al déficit o ausencia de la enzima encargada de metabolizar la fructosa y la sacarosa. Es preciso seguir una dieta sin fructosa ni sorbitol.
  • Intolerancia a la sacarosa por la ausencia o déficit de la enzima sucrasa.
  • Intolerancia a la galactosa. Aunque es poco frecuente, la deficiente metabolización de la galactosa, da lugar a su acumulación en el organismo, ocasionando complicaciones muy graves.
  • Intolerancia a la trealosa (azúcar de los champiñones) debida al déficit de la enzima trealasa.
  • Otras intolerancias. Son las consideradas «enfermedades raras» por su poca frecuencia. Se deben a errores congénitos del metabolismo de las proteínas: fenilcetonuria (PKU), homocistinuria leucinosis.

b) Indeterminadas. Se producen por una mala asimilación del alimento independientemente del estado de la persona (se deben al alimento en sí y no al estado de la persona). Su diagnóstico es complejo ya que no siempre se producen al consumir el alimento en cuestión. Es un tipo de intolerancia alimenticia que no es de por vida, puede ser transitoria. Nos referimos a la enorme exposición actual a aditivos y contaminantes presentes en productos, sobre todo, procesados: conservantes, sulfitos, benzoatos, antioxidantes, colorantes…

c) Farmacológicas. Son reacciones a sustancias presentes en ciertos alimentos (vino, chocolate, fermentos…). Sustancias tales como las aminas vasoactivas (por ejemplo, histamina) y las metilxantinas (por ejemplo, cafeína).

Pormagdaall

Síntomas de la enfermedad celiaca

¿SOY CELIACO?

Los síntomas de la enfermedad celiaca son muy heterogéneos entre los pacientes que la padecen. Pueden afectar al sistema digestivo o a otras partes del cuerpo, incluyendo alteraciones del carácter (irritabilidad, depresión…). Incluso hay personas que, siendo celiacas, son completamente asintomáticas.

Entonces, ¿cómo saber si soy celiaco?

SINTOMAS DE LA ENFERMEDAD CELIACA

Podríamos enumerar una serie de síntomas clásicos relacionados con la absorción reducida de nutrientes tales como: diarrea, distensión abdominal, pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, nauseas, vómitos, pérdida de masa muscular, retraso en el crecimiento, dolores abdominales, meteorismo, anemia por déficit de hierro resistente al tratamiento, irritabilidad…

Pero también se pueden considerar otra serie de síntomas que abarcan: migrañas, síndrome de fatiga, dolor de articulaciones, osteoporosis prematura, infertilidad, depresión…

Pero, ¿influye la edad a la hora de destacar unos síntomas sobre otros?

Sintomas en niños pequeños

El gluten no se suele introducir en la dieta hasta aproximadamente los 6 meses de edad (introducción de cereales en papillas y biberones). Por lo tanto, la aparición de los primeros síntomas dependerá del momento de la inclusión del gluten en la dieta.

A partir de esta introducción, los síntomas más frecuentes son: delgadez, retraso en el crecimiento, estancamiento ponderal, episodios de diarrea o estreñimiento muy acusados, distensión abdominal, vómitos, falta de apetito, malas digestiones, heces descompuestas, laxitud e irritabilidad. A veces, también aparecen bronquitis de repetición y sarpullidos en la piel.

sintomas de la enfermedad celiacaSintomas en la infancia y adolescencia

En la mayoría de las ocasiones suele ser una etapa asintomática. Los síntomas digestivos pueden no aparecer, pero sí puede presentarse una anemia ferropénica que resiste al tratamiento. Otros síntomas podrían ser: estreñimiento, retraso de la talla, cansancio…

En el caso de las mujeres, aparecen desórdenes menstruales (menarquías tardías, sangrado copioso…). Estos desórdenes pueden ser usados para explicar la anemia anteriormente citada, retrasándose así un posible diagnóstico de celiaquia.

Sintomas en la edad adulta

En esta etapa puede cursar con manifestaciones digestivas clásicas: diarreas graves, dolor de estómago, vómitos, pérdida de peso, estreñimiento, reflujo…

Pero lo más frecuente es que se consulte al médico por síntomas tales como: anemia ferropénica refractaria, dispepsia, hinchazón, intestino irritable, dolores óseos y articulares, osteoporosis, parestesias, deficiencia de B12 y ácido fólico, cefaleas, ansiedad y depresión, abortos e infertilidad en las mujeres…

DIAGNÓSTICO

Ante cualquier sospecha, ya sea por antecedentes familiares o por sintomatología, es necesario proceder al diagnóstico.

Se precisa un examen clínico y una analítica en sangre, que incluya los marcadores serológicos de enfermedad celiaca (tTG, EMA y DGP). Aquí también se puede incluir la prueba para los HLA DQ2/DQ8 que confirmen la predisposición genética.

Sin embargo, las diferentes formas clínicas de la enfermedad, hacen que esto no baste para un diagnóstico clínico certero. Para confirmar con certeza la enfermedad celiaca, es imprescindible una biopsia intestinal que determine si el intestino delgado está o no dañado (para esta prueba es imprescindible no retirar el gluten de la dieta).

Tras la confirmación del diagnóstico, el único tratamiento consiste en una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. La mejoría puede tardar meses y se comprobará en los niveles normales en sangre para anticuerpos y en la recuperación de los daños del intestino delgado.