Archivo de etiquetas diagnostico

Pormagdaall

La intolerancia a la sacarosa. La dulce intolerancia

No es frecuente padecer intolerancia a la sacarosa. Sin embargo, esta intolerancia existe y puede dar lugar a diversos trastornos digestivos. Por lo tanto, se hará necesario tener cuidado con la dieta a seguir.

¿Qué es la sacarosa?

Cuando hablamos de sacarosa nos estamos refiriendo al azúcar común, azúcar blanquilla o azúcar de mesa. Químicamente hablando, es un disacárido formado por 2 monosacáridos: glucosa y fructosa.

Este edulcorante es el más usado para dar dulzor a los alimentos. Es un azúcar de rápida absorción. Se obtiene principalmente de la caña de azúcar, de la remolacha azucarera o del maíz.

Su metabolización se lleva a cabo por la acción de las enzimas sacarasa-isomaltasa en el intestino delgado.

La intolerancia a la sacarosa

Esta intolerancia es una enfermedad poco conocida e infrecuente. Se debe a un déficit y/o ausencia de la enzima sacarasa. Por lo tanto, las personas que la padecen son incapaces de metabolizar la sacarosa. Esta incapacidad ocasiona problemas intestinales serios.

Hay que incidir que no tiene nada que ver con las alergias alimentarias. Es una patología digestiva.

Dependiendo de la cantidad de enzima o de su ausencia total, existen variaciones entre la cantidad de sacarosa que se puede consumir sin que produzca sintomatología (distintos umbrales de tolerancia).

No es infrecuente que la intolerancia a la sacarosa vaya asociada a otros déficits enzimáticos. Entre ellos el que dan lugar a la intolerancia a la lactosa o el que ocasiona intolerancia a la fructosa. También es frecuente que se asocie al Déficit Congénito de Sacarasa (intolerancia a la isomaltasa).intolerancia-a-la-sacarosa

El origen de esta intolerancia es genético. Es una enfermedad autosómica recesiva debida a la mutación del gen que codifica la enzima sucrasa-isomaltasa (locus 3q25-q26). Debido a esto, esta intolerancia está presente desde el nacimiento. Pero no será sintomática hasta la introducción de la sacarosa en la dieta (fórmulas infantiles con adicción de azúcar).

Su detección es complicada debido a que comparte síntomas con otras enfermedades: celiaquía, intolerancia a la lactosa, síndrome de intestino irritable, enfermedad de Crohn…

En este sentido, a día de hoy, existen tecnologías que nos permiten su diagnóstico: biopsia del tejido del intestino, test de hidrógeno expirado, exámenes genéticos…

intolerancia-a-la-sacarosa

Sintomatología de la intolerancia a la sacarosa

El cuadro sintomatológico es típicamente gástrico o intestinal. Los síntomas suelen aparece entre 20-30 minutos tras la ingestión de sacarosa. En caso de no ser tratados, esa sintomatología puede cronificarse y puede afectar al estado nutricional.

Entre los síntomas que podemos observar:

  • Inflamación y calambres abdominalesintolerancia-a-la-sacarosa
  • Gases, flatulencias
  • Espasmos estomacales
  • Vómitos, nauseas
  • Diarreas
  • Dolores de cabeza
  • Bajadas de azúcar (hipoglucemia)
  • Ansiedad, taquicardias, arritmias, inquietud
  • En casos más graves se puede llegar a la desnutrición, deshidratación, pérdida de peso (por la mala absorción de los alimentos).

Aunque no se padezca intolerancia a la sacarosa, su consumo en exceso y a lo largo del tiempo, puede dar lugar a otras enfermedades: diabetes, caries dental, obesidad

Pormagdaall

La rareza de la galactosemia: intolerancia a la galactosa

La intolerancia a la lactosa o la alergia a la leche, son alteraciones conocidas. La intolerancia a la galactosa o galactosemia, es algo distinto y poco frecuente. Nos estamos refiriendo a errores congénitos en el metabolismo de la galactosa.

¿Qué es la galactosa?

La galactosa es un azúcar simple. En el hígado se transforma en glucosa, formando parte de los glucolípidos y glucoproteínas de las células (sobre galactosemiatodo las neuronas).

La galactosa se obtiene desde la dieta. Su mayor aporte proviene de la lactosa (disacárido formado por glucosa y galactosa). La enzima lactasa descompone esta lactosa en sus dos componentes para su asimilación. 

¿Qué es la galactosemia?

Ser intolerante a la galactosa supone la incapacidad de metabolizar la galactosa completamente. Por tanto, existe una acumulación de derivados de galactosa que ocasionan daños en el organismo.

Es una enfermedad metabólica hereditaria que se transmite de padres a hijos. Es autosómica recesiva, por lo que, para presentar la enfermedad, se ha de recibir el gen alterado de ambos progenitores portadores. Esto hace que sea bastante rara, pero grave.galactosemia

Existen 3 formas de esta intolerancia:

1.- Galactosemia clásica. Esta es la forma más común y grave. Existe una deficiencia de la enzima GALT. Esta enzima es necesaria para transformar la galactosa en glucosa. Su deficiencia hace que haya un acumulo de galactosa en sangre, causante de daños orgánicos (hígado, riñones, sistema nervioso central…). Es una enfermedad multisistémica. Existe una variedad asintomática leve, tipo Duarte.galactosemia

2.- Deficiencia de galactosa cinasa (GALK). En este caso el fallo está en el primer paso (de galactosa a galactosa-1-fosfato). Los compuestos que se acumulan suelen dar lugar a cataratas en las primeras semanas o meses de vida.

3.- Deficiencia de galactosa-6-fosfato epimerasa (GALE). Puede ir de formas clínicas leves a graves. Su tratamiento dependerá, por tanto, de la forma en que se presenta.

Sintomatología de la galactosemia

Al ser un trastorno congénito, sus síntomas aparecen desde las primeras semanas de vida. Existen algunas variantes en las que se conservan cierta cantidad de enzimas, por lo que son diagnosticada más tardíamente.

galactosemiaDurante las primeras semanas de vida, podemos sospechar ante síntomas tales como: vómitos repetidos, deshidratación, hipoglucemia, ictericia, irritabilidad, no ganar peso, fallo renal y síntomas neurológicos. El progreso en las siguientes semanas puede dar lugar a un fallo hepático y dificultades para detener hemorragias.

Es típico también la aparición de una sepsis (infección generalizada) a causa de la bacteria Escherichia coli. Las cataratas también son un síntoma común, incluso en las primeras semanas de vida.

Durante la edad adulta se puede observar hipogondismo, talla baja y otras alteraciones neurológicas.

Una galactosemia sin diagnosticar conlleva complicaciones graves tales como causar problemas de aprendizaje, dificultades en el habla y retraso en el lenguaje

Diagnóstico de la galactosemia

Actualmente a todos los bebés se les hace la prueba de galactosemia al nacer. De esta manera, el diagnóstico precoz evita los síntomas graves de este trastorno.

En caso de antecedentes familiares, se puede recurrir a una amniocentesis.

El diagnóstico precoz es indispensable para comenzar su tratamiento inmediatamente. De esta manera, se evitarán sus graves consecuencias.

Tratamiento

La galactosemia no tiene cura. El único tratamiento eficaz, es una dieta baja en galactosa de por vida. Este tratamiento hay que instaurarlo lo más pronto posible para evitar los daños multiorgánicos.galactosemia

Los alimentos a evitar serán los que contengan galactosa. Por tanto, habrá que restringir la leche y derivados. Hay que tener en cuenta que la galactosa está presente en otros alimentos como vísceras y algunas verduras, frutas, frutos secos y legumbres. Por ello, también se restringirán estos alimentos (sobre todo en la infancia).

Prestar atención a los medicamentos que puedan llevar como excipiente la lactosa.

Es aconsejable incluir suplementos de calcio, vitamina D y K. Esto evitará una disminución de masa ósea.

galactosemiaNo hay que olvidar que la galactosemia no tratada puede dar lugar a graves consecuencias. De ahí la necesidad de un diagnóstico y tratamiento precoz para evitar o minimizar las consecuencias. Aún así, en ocasiones aparecen complicaciones a largo plazo, posiblemente debido a daños ocurridos en el periodo fetal.

Pormagdaall

La diabetes y sus diferentes tipos. Conceptos para entender esta enfermedad

La diabetes se caracteriza por unos niveles muy altos de glucosa (azúcar) en sangre. Esto se debe a una disfunción en la producción de insulina (hormona encargada de regular la glucosa). La función de esta hormona es convertir el azúcar y almidones (hidratos de carbono) en energía (glucosa).

Por lo tanto, la diabetes es una enfermedad crónica metabólica en la que se produce una disminución o carencia de insulina diabetesque da lugar a un exceso de glucosa en sangre. Este exceso, puede desencadenar problemas muy serios.

Se diagnostica mediante análisis de sangre que miden la concentración de glucosa en sangre.

Tipos de diabetes

Diabetes Mellitus Tipo 1. Se caracteriza por la carencia de insulina. Existe una destrucción de las células β del páncreas, encargadas de producir insulina. Suele diagnosticarse en niños y jóvenes (diabetes juvenil). No es el tipo más frecuente.

Diabetes Mellitus tipo 2. Este tipo es el más frecuente. En este caso el organismo no produce suficiente insulina o las células no hacen uso de ella. Progresivamente se produce un daño en los mecanismos de secreción de insulina con la consiguiente descompensación de los niveles de glucosa.

Diabetes gestacional. Aparece en mujeres gestantes y suele ser de carácter transitorio. Es decir, puede surgir durante el segundo trimestre, desapareciendo tras el parto.

diabetes

Sintomatología

  • Fatiga
  • Pérdida de peso. Hambre constante
  • Excesiva sed. Aumenta la frecuencia de orinar
  • Heridas que tardan en sanar
  • Náuseas y/o vómitos
  • Vista nublada
  • Cambios de humor
  • Frecuentes infecciones
  • Malestar general

¿Cuál es el tratamiento?

Como hemos visto es una enfermedad crónica que no se cura. Sin embargo, es posible tenerla bajo control manteniendo correctamente los niveles glucémicos.

Entre las medidas a tomar podemos destacar:

Administrar insulina.diabetes

Dieta. Es imprescindible medir la cantidad de hidratos de carbono que se consume. De ahí que se eviten los alimentos con índice glucémico alto (pan, pasta, dulces…) y se opte por alimentos naturales (verdura, carne, pescado, fruta…). Las personas diabéticas han de comer menos, pero con más frecuencia.

Hacer ejercicio. Es importante combatir el sedentarismo que puede aumentar el riesgo de complicaciones. Con ello se mantendrá un peso correcto y bajar niveles de colesterol LDL.

Medicación. Aunque no es necesaria para todos los casos, puede ser necesaria en pacientes de tipo 2.

Complicaciones de la diabetes

Si la enfermedad se controla, no tienen por qué causar mayores problemas. Pero es cierto que si esto no se lleva a cabo podemos encontrarnos algunas complicaciones muy serias:

Coma diabético. Esta complicación es la más grave. Sucede por una elevación extrema de glucosa en sangre. Produce deshidratación, insuficiencia renal, convulsiones e, incluso, un fallo multiorgánico que desencadene la muerte.

Daños renales. Son complicaciones muy frecuentes que pueden desencadenar un fallo renal total.

Angiopatía diabética. Esto se debe a serios defectos del riego sanguíneo, pudiendo provocar infartos y apoplejías.

Retinopatía. Debido a los defectos en el riego sanguíneo, se pueden producir daños en la retina. Estos daños pueden desencadenar en visión borrosa o ceguera.

diabetesPie diabético. Ocasionado también por los problemas de riego sanguíneo. Se producen heridas en el pie que no se curan. Estas pueden producir gangrena y la necesidad de amputación.

Daños cerebrales. Por la mala circulación sanguínea que acompaña a esta enfermedad, se pueden producir infartos cerebrales.

Pormagdaall

La alergia al pescado. Reconoce si la padeces y cómo vivir con ella

La alergia al pescado es una reacción adversa de nuestro organismo ante la proteína del mismo con intervención del sistema inmune. Es una respuesta anómala que puede acarrear graves consecuencias. 

Síntomas de alergia al pescado

Podemos destacar:

Cutáneos. Picor, lesiones en la piel (ronchas) e hinchazón localizada.

Digestivos. Dolor abdominal, nauseas, vómitos, diarrea…

Respiratorios. Estornudos, moqueo, rinitis, respiración entrecortada, tos seca, asma…

Las reacciones que provoca esta alergia pueden ser muy graves. A menudo pueden desencadenar en anafilaxia. En este sentido, las personas asmáticas son las que más riesgo tienen.

Es frecuente, además, que niños con dermatitis atópica y asma, empeoren con el consumo de pescado. Por ello es conveniente vigilarlos.

Se han documentado también reacciones alérgicas al realizar ejercicio físico después de comer el pescado alérgeno.

Esta alergia también puede desencadenar síntomas sin haberlo ingerido. Por un lado, por contacto provocando urticaria. Por otro lado, por inhalación de vapores, desencadenando una crisis asmática.

Diagnóstico

El alergólogo es el profesional encargado de diagnosticar una alergia al pescado. Lo hará teniendo en cuenta la historia clínica, las pruebas cutáneas y las pruebas serológicas (IgE específica). Todos estos datos determinarán el tipo de pescado al que somos alérgicos.

Tratamiento

El único tratamiento eficaz actualmente, es seguir una dieta exenta de los pescados responsables y derivados. Así como evitar el contacto o la exposición a sus vapores.

Recientemente se realizan tratamientos de desensibilización al pescado. Su finalidad es poder consumir estos alimentos sin riesgos.

Vivir con alergia al pescado

  • En un principio, no sería necesario excluir otros productos del mar como crustáceos o moluscos. Pero hay que extremar las precauciones por las posibles contaminaciones cruzadas que se puedan dar
  • Otra consideración que hay que tener en cuenta es la posibilidad de presentar reacciones ante alimentos como carnes de animales alimentados con harinas de pescado.
  • Como se ha indicado, el pescado puede aparecer formando parte de otros productos: paella, rollitos de cangrejo, pollos alimentados con harinas de pescado, productos enriquecidos con omega 3 (procedentes de aceite de pescado), bebidas alcohólicas clarificadas con colas de pescado, gelatinas, medicamentos e, incluso, colas o pegamentos. Por ello, controlar el etiquetado es imprescindible y ha de ser leído detenidamente.
  • Será necesario evitar toda posibilidad de contaminación cruzada: evitar los aceites en los que se haya cocinado pescado y limpiar bien los utensilios y recipientes que hayan estado en contacto con pescado
  • Obvia decir que, si comemos fuera de casa, las precauciones han de extremarse. Son estas ocasiones las que propician el peligro de contaminación cruzada. Es recomendable evitar los restaurantes especializados en pescados y mariscos.
  • Podemos encontrar fuentes potenciales de alérgenos en medicamentos y cosméticos (complejos vitamínicos obtenidos de hígado de bacalao).

Aspectos nutricionales

Se suele recomendar incluir más pescado que carne en nuestra dieta por la cantidad y tipo de grasa. Los pescados blancos tienen poca cantidad de grasa y la grasa del pescado azul es insaturada (beneficiosa). Por esta razón, al excluir el pescado, nuestra dieta puede verse afectada.

Sería aconsejable incluir en la dieta habitual de alérgicos al pescado, aceites de semillas (girasol, soja, maíz) y frutos secos en cantidades moderadas. Esto supliría el aporte de ácidos grasos insaturados.

Otra opción podría ser recurrir a alimentos enriquecidos con Omega 3 que no proceda del pescado.

Pormagdaall

La dermatitis herpetiforme: manifestación celiaca en la piel

 ¿Qué es la dermatitis herpetiforme?

Es una afección crónica de la piel caracterizada por ampollas de agua que causan mucho picor. La dermatitis herpetiforme es una forma de la enfermedad celiaca que se manifiesta en la piel.  Por lo tanto es permanente y, tanto los síntomas como los daños, permanecerán si se consume gluten. Además, existe predisposición genética.

“Es una enfermedad rara, autoinmune, en la que nuestros propios anticuerpos van contra la piel”

El sistema inmunitario, ante la ingesta de gluten, provoca depósitos de anticuerpos IgA bajo la piel. Aunque afecta más a la piel que al intestino delgado, la ingesta de gluten continuada, puede provocar también el daño intestinal propio de la enfermedad celiaca.

Es más frecuente en hombres que en mujeres. Afecta aproximadamente al 10-15% de personas celiacas.

“Todas las personas con dermatitis herpetiforme son celiacas, pero no todos los celiacos presentan esta manifestación”

Síntomas de la dermatitis herpetiforme

dermatitis-herpetiformeLos depósitos de IgA se convierten en erupciones que acaban transformándose en ampollas pequeñas y acuosas. Suelen aparecer en zonas de roce (codos, rodillas, espalda, hombros…), aunque pueden darse en cualquier otra zona. Una característica es que las erupciones suelen ser bilaterales (ambos lados del cuerpo).

El picor y ardor son severos dando lugar a una imperiosa necesidad de rascarse. Esta acción de rascado provoca irritación. A veces, da lugar a heridas que pueden infectarse.

Diagnóstico

Ante la sospecha de padecer dermatitis herpetiforme, el dermatólogo procederá a realizar una biopsia de la piel afectada. Si se encuentran depósitos de IgA, el diagnóstico será confirmado

Tratamiento

Hasta el momento, el único tratamiento efectivo es una dieta libre de gluten de por vida. Una vez que aparece, se podría necesitar entre 1 y 2 años para eliminar los depósitos de IgA. Esto sanará las erupciones, pero no cura la dermatitis herpetiforme.

Existen medicamentos que se pueden usar (Dapsona). Eso sí, bajo prescripción médica y mediante un seguimiento regular para controlar los posibles efectos secundarios.

dermatitis-herpetiformeDieta

La dieta exenta de gluten ha de ser de por vida y no se debe adoptar sin el diagnóstico previo (para no alterar y dificultar el diagnóstico)

Pronóstico

Siguiendo la dieta sin gluten, el pronóstico es muy bueno. Disminuirá considerablemente la severidad y frecuencia de las erupciones.

En algunas personas, el sol y el yodo, podrían provocar erupciones. Sin embargo, el yodo no se debería eliminar de la dieta sin supervisión médica y la protección solar será imprescindible.

Los pacientes con dermatitis herpetiforme tienen más probabilidades de desarrollar otras enfermedades autoinmunes: diabetes, lupus, vitíligo, osteopenia, anemia perniciosa y gastritis atrófica (enfermedades asociadas a la celiaquía)

Pormagdaall

El sindrome de enterocolitis inducida por proteínas en niños (FPIES)

Recientemente se ha descrito un nuevo síndrome clínico de un tipo de alergia a alimentos que no es mediada por la inmunoglobulina E (IgE): el sindrome de enterocolitis inducido por proteínas de alimentos ( FPIES).

El sindrome de enterocolitis inducida por proteínas de los alimentos en niños

El Síndrome de Enterocolitis por proteínas de los alimentos es una intolerancia grave y peligrosa que afecta al sistema gastrointestinal en niños.
Este cuadro clínico reciente no es una forma de alergia, no involucra al sistema inmune. Es un tipo de intolerancia potencialmente grave.

Manifestaciones clínicas

Podemos distinguir 2 manifestaciones:

  1. Forma clásica o aguda. Sus síntomas son muy aparatosos: vómitos repetidos, decaimiento, palidez, letargia, caída de la tensión arterial, riesgo de deshidratación y análisis de sangre similares a una infección (sepsis). Incluso puede dar lugar a un shock similar al séptico. La aparición de los síntomas suceden poco después de ingerir el alimento desencadenante.
  2. Forma crónica. La aparición de los síntomas es más progresiva. Entre estos síntomas destacamos: vómitos (cada vez más graves), diarrea y pérdida de peso.

Alimentos desencadenantes

En los primeros meses de vida, los alimentos que con más frecuencia desencadenan esta intolerancia, son las proteínas de leche de vaca, soja e, incluso, las proteínas en leche materna.

En cuanto a los alimentos sólidos, los desencadenantes más habituales son el arroz y la avena. Investigaciones actuales incluyen otros desencadenantes comunes como: pollo, pescado, judías verdes, guisantes... La realidad es que cualquier proteína alimentaria puede actuar como desencadenante.

Diagnóstico

Las pruebas de alergia no sirven, por lo tanto su diagnóstico es clínico. Se evalúan los síntomas, se hace un examen físico y se realizan protocolos clínicos que omitan de la dieta el alimento sospechoso. Se confirmará el diagnóstico si, al reintroducir el alimento tras unas 8 semanas, reaparecen los síntomas.

Tratamiento del FPIES

El tratamiento más eficaz consiste en la prevención. Es necesario evitar la ingesta del alimento que desencadena la aparición de los síntomas.

En el caso de que los síntomas aparezcan, se requiere tratamiento hospitalario debido a su gravedad:

  • Sueroterapia intravenosa
  • Corticoides intravenosos
  • Antimético para evitar el vómito (Ondansetrón)
Pormagdaall

¿Qué sabes sobre la alergia a la carne? Una alergia atípica

El aumento de las alergias alimenticias es algo real. Se puede afirmar que se puede ser alérgico a cualquier ingrediente, pero ¿existe la alergia a la carne?

Qué es la alergia a la carne

Según las estadísticas, las frutas afectan a un 44,7 % de los alérgicos a los alimentos; los frutos secos un 28,4 %; los mariscos un 14,8 %; la leche un 11,2 %; el pescado un 10 %; y los huevos un 9,8 %. Pero, ¿qué sabemos de la alergia a la carne? Este tipo de alergia existe, pero es bastante atípica.

¿Por qué personas acostumbradas a comer carne, de repente dejan de tolerarla?

El mecanismo en este tipo de alergia es bastante complejo.Su conocimiento se lo debemos a las investigaciones del inmunólogo Thomas Platts-Mills (uno de los principales investigadores sobre esta alergia). En el origen de esta alergia, se halla el alfa-gal o molécula Galactosa-alfa-1,3-galactosa (tipo de azúcar que el ser humano no es capaz de sintetizar). Al no estar presente esta molécula en el ser humano, cuando nos ponemos en contacto con ella, nuestro sistema inmune reacciona.

La alfa-gal se encuentra en la saliva de las garrapatas (también en algunos mamíferos). De ahí que la raíz de que se produzca esta reacción, se encuentra en la infección por «la mordedura de garrapata«. Es decir, para desarrollar alergia a la carne roja, la persona previamente ha de ser mordida por una garrapata.

Aún hay mucho que estudiar sobre esta alergia. No todas las personas desarrollan la alergia tras la mordedura de una garrapata (sólo se desarrolla en un 10 %)

Síntomas

Sus síntomas no son inmediatos, sino que aparecen entre 3-6 horas tras la ingesta de la misma. Esta circunstancia dificulta relacionar los síntomas con la alergia. Podemos citar: erupción cutánea, dificultad respiratoria, espasmos cardíacos y, en casos extremos, shock anafiláctico.

Tratamiento de la alergia a la carne

Como en toda alergia, el tratamiento consiste en evitar el consumo de carne roja, sobre todo tras sufrir la mordedura de la garrapata.

La supresión de ingesta de carne puede no ser de por vida. Tras 6-12 meses, hay que comprobar si la molécula alfa-gal no está presente en la sangre. Si es así, puede ir probándose la tolerancia. Sin embargo, hay que eliminar de por vida, las vísceras, hígado, riñón y lengua del ganado.

Recomendaciones

  • Sustituir las carnes rojas por carnes de aves.
  • La cantidad (más de 50 gramos) y manera de cocinar la carne, influye.
  • El riesgo es real y no se asocia a una sola especie de garrapata. Pero no es frecuente.
  • A más mordeduras, más niveles de IgE a alga-gal. Aunque es un problema emergente, la realidad es que cada vez tenemos más contacto con garrapatas.
  • Prevenir la mordedura de la garrapata es esencial. Es necesario ir protegido cuando se va al campo, revisar nuestro cuerpo tras un día de campo, revisar a nuestras mascotas y utilizar acaricidas.
  • En caso de ser mordido, la manera correcta de retirarlas, es con unas pinzas, cogiéndolas en el punto de unión al cuerpo. Mejor acudir a un centro médico.
  • Antes de ser tratado con el medicamento «cetuximab» (un anticancerígeno), comprobar los niveles de IgE a alfa-gal (se han descrito reacciones alérgicas a este medicamento relacionadas con la alfa-gal).
Pormagdaall

Todo lo que tienes que conocer sobre las pruebas de alergia

Desde SEICAP (Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica), se informa que «uno de cada 4 españoles sufre algún tipo de alergia». Por lo tanto, conocer a qué sustancias se es alérgico en importante para prevenir reacciones. Veamos en qué consisten las pruebas de alergia.

Cuando realizar pruebas de alergia

Los especialistas recomiendan realizar pruebas de alergia ante la sospecha de padecer enfermedad alérgica. También, para llevar un control de evaluación de la alergia.

Se pueden realizar desde los primeros meses de vida, siendo igual de fiables y seguras que en edades adultas.

Es aconsejable no tomar antihistamínicos al menos 5-7 días antes de las pruebas para evitar falsos resultados.

Tipos de pruebas de alergia

  • Pruebas cutáneas o prick-test. Se aplican gotitas de extractos alergénicos sobre el antebrazo. Mediante pequeñas punciones en la piel, se consigue que el extracto penetre y sea reconocido por los anticuerpos de la alergia. Tras unos minutos, la piel reacciona y, así, pueden medirse los resultados. Es importante usar pocos alérgenos a la vez para evitar riesgos de reacciones sistémicas.
  • Análisis de sangre. Con esta prueba se buscan anticuerpos de alergia específicos en nuestro torrente sanguíneo. Esta prueba no induce reacciones alérgicas, pero los resultados son más tardíos. Esta prueba es la opción más segura para pacientes muy sensibilizados.
  • Pruebas de parche. Se usa para alergias cutáneas. Consiste en aplicar en la espalda una batería de sustancias (entre 10 y 40) que pueden ocasionar alergia de contacto. Estos parches se llevan durante 48 horas. El riesgo de reacciones sistémicas es nulo con este tipo de prueba.
  • Pruebas para medicamentos y venenos. Se llevan a cabo con medicamentos, extractos de venenos de insectos o alérgenos nuevos. Es un tipo de prueba que obliga a extremar las precauciones ante el riesgo de reacción alto.

Reacciones que pueden provocar las pruebas de alergia

Lo más habitual es que aparezca una pápula con enrojecimiento de la piel que la rodea. Dependiendo de la sensibilización del paciente, el tamaño puede variar. Son reacciones transitorias que desaparecen en unos 20-30 minutos. Para aliviar estas molestias se puede aplicar una crema antihistamínica o de cortisona.

Peligrosidad de estas pruebas

Desde la SEICAP, se asegura que «el riesgo de reacciones sistémicas graves es bajo, pero no nulo»

Han de llevarse a cabo con alérgenos adecuadamente estandarizados y en los servicios de Alergología. Estos servicios cuentan con medios y personal sanitario especializado que puede atender las reacciones de forma inmediata.

El especialista evaluará el riesgo para valorar la realización o no de las pruebas. Hay que prestar atención en los siguientes casos:

  • Pacientes con antecedentes de reacciones graves a un determinado alérgeno o un grado alto de sensibilzación conocido.
  • Pacientes con alergia inestable en el momento de llevar a cabo la prueba (asma mal controlada, urticaria aguda…).
  • Sospecha de alergia previa a picaduras de insectos o medicamentos.
Pormagdaall

IHF: intolerancia a la fructosa. Enfermedad rara y muy seria

Existen muchísimos casos de intolerancia a la fructosa. Sin embargo, no todos son iguales. La mayoría son casos de malabsorción de la fructosa. Pero hay una patología más seria: intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF)

Qué es la intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF)

La IHF es una enfermedad hereditaria donde la enzima aldolasa B, encargada de degradar la fructosa (en hígado, intestino y riñones), no funciona correctamenteintolerancia a la fructosa

Nos referimos a un error genético en el metabolismo de la fructosa. Es considerada una enfermedad rara que se hereda de padres a hijos (de carácter autosómico recesivo).

En este caso el problema no surge por «problemas» en la absorción de la fructosa. Ésta es absorbida por las células intestinales. Sin embargo, el organismo no es capaz de metabolizarla correctamente (degradarla). Esta falta de metabolización da lugar a la acumulación de un «producto intermedio» tóxico para el organismo. Tal situación da lugar a una serie de síntomas que mejoran con un buen tratamiento dietético.

Es una patología que se mantiene de por vida, siendo diagnosticada en edad temprana.

Sintomatología de esta intolerancia a la fructosa

Los síntomas suelen aparecer con la introducción de la fruta y verdura en la dieta del niño.

Inmediatamente tras la ingestión de fructosa, se manifestará una sintomatología tal como: nauseas, vómitos, sudoración, letargia, alteración hepática aguda…

Si, a pesar de estos primeros síntomas, se sigue consumiendo productos con fructosa (aunque sea en pequeñas cantidades), podemos encontrarnos con: crecimiento insuficiente, alteraciones hepáticas, dificultades de alimentación y vómitos recurrentes.

Como vemos, son unos síntomas muy particulares que pueden cursar, además, con: convulsiones, ictericia, ascitis… Estos síntomas son más graves cuanta menos edad tiene el paciente.intolerancia a la fructosa

Diagnóstico de IHF

Para confirmar el diagnóstico de IHF, contamos con pruebas tales como:

  • Sobrecarga de fructosa (prueba peligrosa)
  • Estudios de actividad de la enzima por medio de biopsias
  • Estudios genéticos.

Tratamiento de la intolerancia a la fructosa (IHF)

El único tratamiento efectivo es seguir una dieta que elimine las fuentes de fructosa, sacarosa y sorbitol. No se debe consumir más de 1-2 gramos de fructosa al día (en sus diferentes formas).

Para seguir una dieta correcta, es necesario conocer qué alimentos contienen esos elementos y leer detenidamente las etiquetas de los productos a consumir (son pocos los productos que se pueden consumir con IHF).

  • Fructosa
    • miel
    • fruta (20-40%). El contenido varia según las condiciones de crecimiento y maduración de las frutas.
    • verduras (1-2%). El contenido también es variable.
    • otros alimentos de origen vegetal
    • como edulcorante en productos dietéticos y para diabéticosintolerancia a la fructosa
    • como excipiente en medicamentos
  • Sacarosa
    • azúcar común (blanco o mereno)
    • productos dulce: galletas, cereales, postres, bollería…
    • algunas frutas (1-12%)
    • algunas verduras (1-6%)
    • componentes de algunos medicamentos infantiles
  • Sorbitol
    • frutas
    • verduras
    • como edulcorante en productos dietéticos

Si se sigue una dieta correcta, la mayoría de los síntomas desaparecerán. Puede persistir la hepatomegalia (aumento patológico del tamaño del hígado) durante meses o años.

Este tipo de dieta suele tener déficit de vitamina C, sería aconsejable tomar suplementos. Tomar una suplementación de ácido fólico podría ser beneficioso. El ácido fólico estimula la actividad de la enzima aldolasa B.

Pormagdaall

¿Alergia o intolerancia a la leche? Conoce las diferencias

Aunque ya hablamos de la diferencia entre alergia e intolerancia alimenticia, nos encontramos este dilema muy frecuentemente con el tema de la leche. Se siguen confundiendo y entremezclando ambos conceptos: alergia o intolerancia a la leche.

Si bien es verdad que es un alimento con múltiples beneficios para la salud, no es imprescindible (muchos otros alimentos pueden aportarnos nutrientes similares). Lo cierto es que no es nada raro oír: «la leche no me sienta bien«. Pero hay que saber distinguir perfectamente el porqué: ¿no tolero la lactosa o soy alérgico a la proteína de la leche?

Diferencias entre alergia o intolerancia a la leche

Alergia a la lechealergia o intolerancia a la leche

Cuando la leche nos sienta mal porque somos alérgicos, la culpable es la o las proteínas de la leche de vaca (por extensión la de otras especies también: cabra, oveja).

El responsable es el sistema inmunitario que, al detectar como «extraña» esta proteína, reacciona de una manera exagerada provocando lo que conocemos como «reacción alérgica«.

Esta reacción da lugar a una serie de síntomas de manera casi inmediata, que pueden ir desde leves (picores, hinchazón, vómitos), hasta muy graves (anafilaxia). Los síntomas no se centran en el sistema digestivo y pueden afectar a otros sistemas como el respiratorio o la piel.

Su diagnóstico se hace en el servicio de alergología. Tras el diagnóstico, el tratamiento es evitar el consumo de leche y productos lácteos.

Intolerancia a la lactosa

alergia o intolerancia a la lecheSi la leche nos causa problemas por ser intolerantes a la lactosa, la cosa es distinta. Aquí ya no interviene el sistema inmune y el problema está a nivel del sistema digestivo.

La causa es la lactasa. Es una enzima producida en el intestino delgado cuya misión es procesar la lactosa (azúcar de la leche). Al haber un déficit de lactasa, la lactosa pasa al intestino grueso sin procesar. Esa situación provoca una serie de síntomas como hinchazón abdominal, dolores, cansancio, diarrea y flautulencia (síntomas a nivel deigestivo casi exclusivamente).

Existen pruebas para su diagnóstico, pero no es necesario acudir al alergólogo. Sus síntomas son más molestos que graves.

Gracias a la existencia de muchos productos deslactosados («sin lactosa»), no es necesario prescindir totalmente de la leche y sus derivados en la dieta. Incluso, si la intolerancia es leve, se pueden tolerar pequeñas cantidades de lactosa.