Archivo de etiquetas enfermedades

Pormagdaall

Reacciones cutaneas en tratamientos oncologicos. Como prevenirlas

Los tratamientos contra el cáncer pueden provocar una serie de reacciones en la piel. Aunque rara vez son problemas graves, son bastante molestos. Su médico podrá aconsejarle sobre cómo prevenir estas reacciones cutaneas en tratamientos oncologicos.

¿Qué pasa con la piel cuando nos sometemos a tratamientos contra el cáncer?

Los tratamientos contra el cáncer pueden ocasionar una serie de cambios y reacciones en la piel. Estos cambios dependerán del tratamiento que se reciba.

reacciones cutaneas en tratamientos oncologicos

    • Radioterapia. La piel de la zona que recibe la radiación puede volverse seca, escamada, enrojecerse o oscurecerse, inflamarse y aparecer picor (prurito).
    • Quimioterapia. Este tratamiento puede dañar las células de crecimiento rápido de la piel. Esto puede provocar sequedad en la piel, picor, descamación e, incluso, sarpullido o sensibilidad al sol. Puede aparecer lo que conocemos como «radiation recall». Si previamente se ha recibido radioterapia, la zona afectada puede «recordar«. La piel de esa zona se enrojece, salen ampollas e, incluso, puede doler.
    • Terapia dirigida. Produce sequedad en la piel, sarpullido y problemas en las uñas.
    • Terapia biológica. Pueda ocasionar prurito.

Cabe la posibilidad de que aparezcan algunos problemas cutáneas más graves:

  • Picor repentino y grave, sarpullido o urticaria durante la quimioterapia. Esto puede ser un síntoma de reacción alérgica.
  • Llagas dolorosas y húmedas que se pueden infectar. Esto se conoce como reacción húmeda. Suele aparecer en zonas con pliegues: orejas, senos o nalgas.

Consejos para prevenir reacciones cutaneas en tratamientos oncologicos

  • Antes de iniciar el tratamiento pregunte al médico sobre los efectos secundarios. Un dermatólogo podrá aconsejar sobre las reacciones cutáneas secundarias.
  • Usar jabones suaves para la piel sin aromas fuertes
  • Elegir detergentes para la ropa sin perfumes fuertes
  • Utilizar lociones y cremas específicas
  • Previamente a la sesión de radioterapia, no usar talcos o antitranspirantes
  • Proteger la piel:
    • lociones específicas para pieles secas, con picor o infectadas
    • espaciar la frecuencia de la depilación
    • protección solar (SPF 15 como mínimo). Son recomendables los filtros físicos (con óxido de zinc o dióxido de titanio)reacciones cutaneas en tratamientos oncologicos
  • Prevenir la piel seca y la comezón
    • evitar productos con alcohol o perfume
    • ducharse/bañarse con agua tibia
    • usar lociones corporales hipoalergénicas tras la ducha
    • mantener la casa fresca y húmeda
    • dieta saludable y tomar mucho líquido
    • una toalla fresca o hielo sobre la zona puede aliviar
    • algunas personas obtienen beneficios con la acupuntura
  • Cuidar los problemas leves de uñas
    • uñas cortas y limpias
    • uso de guantes en tareas domésticas

Pormagdaall

Alimentacion preventiva de enfermedades. ¿Es eso posible?

Son muchos los estudios que analizan la alimentacion preventiva de determinadas enfermedades, es decir, que investigan sobre el carácter preventivo de nuestra alimentación sobre la aparición de enfermedades.

1.- Por un lado tenemos una serie de estudios centrados en las enfermedades crónicas.

alimentacion preventivaEnfermedades crónicas: aquellas de larga duración y progresión lenta (diabetes, enfermedades cardiacas, enfermedades respiratorias o cáncer)

Estos estudios son unánimes a la hora de afirmar que estas enfermedades están muy relacionadas con el estilo de vida y, por consiguiente, con la alimentación.

2.- Por otro lado, tenemos los estudios que se centran en la influencia de la nutrición sobre el buen funcionamiento del sistema inmune. Desde este contexto, se afirma que:

«Una malnutrición, tanto por defecto (alimentación pobre en vitaminas o minerales), como por exceso (abuso de calorías, azúcares o grasas saturadas), influye en el buen funcionamiento del sistema inmune»

¿Cómo debe ser una alimentacion preventiva de enfermedades?

  • Elegir una alimentación natural: «De la naturaleza, relacionado con ella o producido por ella sin la intervención del hombre«. La idea que se quiere transmitir es que es necesario incluir en nuestra dieta un gran número de productos mínimamente procesados. De esta manera descartar los productos preparados y con aditivos. Los productos orgánicos, son una buena elección en este sentido.
  • Potenciar una alimentación nutritiva. Aunque los alimentos han de aportarnos tanto energía como nutrientes, el ritmo de vida actual, hace que no sea necesario tanto aporte calórico. Por tanto, se debería aumentar el aporte de nutrientes y reducir el calórico.alimentacion preventiva
  • Apostar por una alimentación antiinflamatoria. Tomar medidas como:
    • Elegir grasas polinsaturadas
    • Mantener el nivel de glucosa (reduciendo el consumo de azúcares y harinas refinadas)
    • Elegir hidratos de carbono procedentes de cereales integrales, verduras y frutas.
    • Consumir antioxidantes (vegetales coloridos)

Problemas de salud derivados de una mala alimentación

  • Mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades crónicas: diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, cáncer…
  • Problemas del sistema respiratorio.
  • Puede favorecer algunos trastornos del estado de ánimo como, por ejemplo, la depresión.
  • Algunos estudios recientes apuntan a indicios que relacionan la mala alimentación con el riesgo de padece demencia (demencia vascular o demencia a causa de la enfermedad de Alzheimer).
Pormagdaall

Alergia al huevo y dermatitis atopica. ¿Existe alguna relación?

A veces se han relacionado la alergia al huevo y dermatitis atopica. ¿Hay relación? ¿La dermatitis es un síntoma?

Los síntomas de alergia al huevo aparecen a los pocos minutos de ingerir huevo (antes de 30-60 minutos). Ocasionalmente, aparecen tras varias horas. Pueden variar según la persona y oscilar en gravedad.

Síntomas de alergia al huevoalergia al huevo y dermatitis atopica

– En la piel podemos observar: urticaria, eccema, enrojecimiento y/o hinchazón.

– Los síntomas digestivos que se pueden presentar: dolor de estómago, dolor de vientre, náuseas, diarrea, vómitos y/o picor alrededor de la boca.

– En el sistema respiratorio: moqueo, resuello, respiración sibilante («pitos») y/o dificultad para respirar.

– Pueden darse síntomas cardiovasculares: frecuencia cardíaca acelerada, bajada de tensión arterial

En ciertos casos, nos podemos encontrar con reacciones alérgicas muy graves: anafilaxia. En este caso es imprescindible recurrir a la adrenalina (o epinefrina) administrada en forma de inyección. Tras lo cual, los más indicado es acudir al servicio médico para controlar la evolución.

¿Cómo se estudia la alergia al huevo?

Si se presenta alguno de estos síntomas ante la ingesta de huevo, es necesario tener un diagnóstico claro. Para ello, es preciso acudir al alergólogo. Será este profesional el que, mediante una serie de pruebas, determinará si se es o no alérgico al huevo. Las pruebas no difieren de las que se llevan a cabo en otro tipo de alergia alimenticia: pruebas de piel, análisis de sangre y pruebas de exposición (tolerancia y provocación).

Alergia al huevo y dermatitis atopica

La relación entre alergia al huevo y dermatitis atopica es muy variable:alergia al huevo y dermatitis atopica

  1. En algunos pacientes, la alergia al huevo es la responsable de la dermatitis. Al suprimir el huevo de la dieta, la dermatitis desaparece.
  2. En otros casos, la alergia al huevo sólo es responsable en parte de la dermatitis. Existen otros factores aunque no estén identificados. Si se retira el huevo de la dieta, la dermatitis mejora, pero no desaparece por completo.
  3. Existen casos en que ambas situaciones son independientes. Suprimir el huevo no influye en el estado de la dermatitis.
  4. Y, por último, puede existir dermatitis atópica en personas no alérgicas al huevo, pero que, al suprimir la ingesta de huevo, se mejora. Podíamos estar ante una alergia al huevo no mediada por IgE (intolerancia al huevo).

Pormagdaall

Cancer de piel. Cómo evitar que el sol se convierta en un riesgo

El cancer que con más rapidez está aumentando en todos los grupos de edad es el cancer de piel.

El sol nos ofrece beneficios para nuestra salud. Nos aporta vitamina D que es necesaria para mantenernos saludables y mejora nuestro estado de ánimo. Hay que tener en cuenta que, con una exposición de 15 minutos al día, es suficiente para recibir la cantidad diaria recomendada de vitamina D.

Con exposiciones largas, el sol puede hacernos daño a corto y largo plazo. A corto plazo, podemos arriesgarnos a sufrir quemaduras, fotodermatitis, manchas, fotoinmunosupresión (herpes labialis) o fotosensibilidad. A largo plazo, el exceso de sol se va registrando en la piel y acelera el envejecimiento de la piel y puede provocar cáncer.

Los responsables de todo esto son los rayos ultravioletas (UV):

  • UVB. Afectan a la epidermis. Son los que estimulan el bronceado y los responsables de quemaduras y daños cutáneos. Son especialmente dañinos al mediodía.
  • UVA. Esta radiación es la más peligrosa. Presente todos los días, incluso en días nublados. Penetran en la dermis (capa profundad de la piel). Son los responsables de los daños a largo plazo.

Por todo ello, es imprescindible tomar precauciones:

  • fotoprotección
  • exploración de lunares
  • visita al dermatólogo ante cualquier signo sospechoso

Si lo que queremos es lucir un aspecto bronceado, hay una gran variedad de bronceadores sin sol (cremas autobronceadoras, aerosoles o pastillas). Siempre con cuidado para no presentar un color anaranjado en nuestra piel.

Prevención del cancer de piel

cancer de piel

  • No exponerse al sol sin fotoprotección. Si vamos a pasar tiempo al sol, debemos usar protector solar, ropa protectora, gafas de sol y gorra. Elegir un protector que proteja tanto de los UVB como de los UVA. Los más recomendables son los que utilizan filtros físicos, pues no son absorbidos por la piel. Actúan reflejando la luz ultravioleta. Muy recomendables para las personas que reaccionan ante agentes químicos o pieles muy sensibles.
  • Evitar el sol en las horas centrales del día (12:00 a 17:00 h.). Si no fuera posible, tener muy en cuenta la anterior recomendación.
  • No exponer al sol a menores de 3 años. Su piel es muy sensible y delicada. Su sistema defensivo se está formando.
  • Autoexaminar lunares o manchas. Comprobar si aparecen nuevos o si cambian de tamaño, color o forma.
  • Tener cuidado con algunos medicamentos y cremas que pueden ser fotosensibles.
  • Prescindir de las cabinas de bronceado de rayos UVA.