Tag Archive sin lactosa

Pormagdaall

¿Alergia o intolerancia a la leche? Conoce las diferencias

Aunque ya hablamos de la diferencia entre alergia e intolerancia alimenticia, nos encontramos este dilema muy frecuentemente con el tema de la leche. Se siguen confundiendo y entremezclando ambos conceptos: alergia o intolerancia a la leche.

Si bien es verdad que es un alimento con múltiples beneficios para la salud, no es imprescindible (muchos otros alimentos pueden aportarnos nutrientes similares). Lo cierto es que no es nada raro oír: “la leche no me sienta bien“. Pero hay que saber distinguir perfectamente el porqué: ¿no tolero la lactosa o soy alérgico a la proteína de la leche?

Diferencias entre alergia o intolerancia a la leche

Alergia a la lechealergia o intolerancia a la leche

Cuando la leche nos sienta mal porque somos alérgicos, la culpable es la o las proteínas de la leche de vaca (por extensión la de otras especies también: cabra, oveja).

El responsable es el sistema inmunitario que, al detectar como “extraña” esta proteína, reacciona de una manera exagerada provocando lo que conocemos como “reacción alérgica“.

Esta reacción da lugar a una serie de síntomas de manera casi inmediata, que pueden ir desde leves (picores, hinchazón, vómitos), hasta muy graves (anafilaxia). Los síntomas no se centran en el sistema digestivo y pueden afectar a otros sistemas como el respiratorio o la piel.

Su diagnóstico se hace en el servicio de alergología. Tras el diagnóstico, el tratamiento es evitar el consumo de leche y productos lácteos.

Intolerancia a la lactosa

alergia o intolerancia a la lecheSi la leche nos causa problemas por ser intolerantes a la lactosa, la cosa es distinta. Aquí ya no interviene el sistema inmune y el problema está a nivel del sistema digestivo.

La causa es la lactasa. Es una enzima producida en el intestino delgado cuya misión es procesar la lactosa (azúcar de la leche). Al haber un déficit de lactasa, la lactosa pasa al intestino grueso sin procesar. Esa situación provoca una serie de síntomas como hinchazón abdominal, dolores, cansancio, diarrea y flautulencia (síntomas a nivel deigestivo casi exclusivamente).

Existen pruebas para su diagnóstico, pero no es necesario acudir al alergólogo. Sus síntomas son más molestos que graves.

Gracias a la existencia de muchos productos deslactosados (“sin lactosa”), no es necesario prescindir totalmente de la leche y sus derivados en la dieta. Incluso, si la intolerancia es leve, se pueden tolerar pequeñas cantidades de lactosa.

Pormagdaall

Vivir sin lactosa. Cómo afecta en el día a día de la persona

Para que la intolerancia a la lactosa nos permita vivir sin “molestias“, es preciso seguir una dieta sin lactosa. Desde hace unos años, también existen los suplementos de lactasa en pastillas que nos pueden “sacar de algún compromiso“.

Sin embargo, no hay que adoptar esta dieta sin que exista un diagnóstico certero. Si se tiene sospechas, podemos confirmar la intolerancia mediante pruebas diagnosticas tales como: test de hidrógeno expirado, test sanguíneo de tolerancia a la lactosa, biopsia de intestino delgado y test genético.

Tras el diagnóstico, el único tratamiento es seguir una dieta exenta de lactosa. La mayoría de las personas no necesitarán excluir totalmente la leche y productos lácteos de la dieta. Pero sí será necesario consumir productos “sin lactosa“.

Dieta sin lactosasin lactosa

La lactosa no sólo está en la leche y productos lácteos. Existen muchos alimentos procesados a los cuales se les ha añadido lactosa para mejorar sus características. De ahí la importancia de leer con atención las etiquetas de los productos. Actualmente, gracias a la nueva normativa, es de obligada declaración.

ADILAC ofrece un “semáforo” de alimentos que permite controlar mejor qué productos son los más o menos apropiados y cómo podemos detectar la presencia de lactosa en las etiquetas. Puedes consultarlo aquí.

Entre los productos más fáciles de digerir (en función del grado de tolerancia), podemos citar:

  • Mantequilla de leche
  • Quesos curados/semicurados
  • Productos lácteos fermentados como el yogur, leches fermentadas, cuajadas…
  • Productos lácteos deslactosados
  • Bebidas vegetales (como sustitutos de la leche)

Si la intolerancia es tan severa que optamos por prescindir de lácteos, podemos encontrarnos con déficits de determinados nutrientes: deficiencias de proteínas, vitaminas (vitaminaD) y minerales (como el calcio). Estos déficits pueden dar lugar a pérdidas de peso y malnutrición. Para evitar esa situación, hay alternativas que podemos incluir en nuestra dieta: pescado, marisco, col, espinacas, frutos secos…

La intolerancia a la lactosa en el día a día

sin lactosaEsta intolerancia puede afectar en distintos niveles:

  • Emocional. El estar pendiente de qué producto es o no es apto, genera estados de ansiedad.
  • Social. La vida social, muy vinculada con “el carácter social de la comida“, se ve afectada. Además, aún se necesita una mayor sensibilidad en el plano hostelero para allanar el camino.
  • Nutricional. Es importante contar con la figura de dietista-nutricionista para que la dieta no provoque deficiencias nutricionales.
  • Sanitario. A pesar de que no es una intolerancia desconocida hoy día, es preciso que se incluya en los protocolos de diagnóstico.
  • Consumo. El incremento del precio de los productos “sin lactosa” y su inclusión en productos insospechados, son aspectos que tampoco facilitan el día a día.

 

Pormagdaall

Tipos de intolerancia a la lactosa. Causas de deficiencia de lactasa

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir el azúcar de la leche o lactosa.

La causa de esta incapacidad la encontramos en una deficiencia de la enzima lactasa.

Tipos de intolerancia a la lactosa – Tipos de deficiencia de lactasa

Existen varias causas que provocan la deficiencia de lactasa. En base a ello, podemos hablar de diferentes tipos de intolerancia a la lactosa:

Hipolactasa adquirida o deficiencia primaria de lactosa.

Tiene una base genética, es progresiva y no es recuperable.

Hablamos de más del 70% de la población con esta deficiencia. Supone una pérdida progresiva de la producción de lactasa que va haciendo que, gradualmente, no se tolere la ingesta de lactosa.tipos de intolerancia a la lactosa

A nivel sintomático, supone un aumento de síntomas ante la ingesta de leche y lácteos a medida que va pasando el tiempo.

Esta es la causa más frecuente en adultos de intolerancia a la lactosa. En este caso la enzima no se recupera y el tratamiento es la eliminación de productos lácteos de la dieta (o la elección de productos sin lactosa).

Hipolactasia o deficiencia secundaria de lactasa.

Su causa no es genética, es temporal y puede ser recuperable.

La pérdida en la capacidad de producir lactasa puede ser secundaria a otra enfermedad o alteración (sobre todo a nivel intestinal). Este aspecto hace que, una vez se recupere la mucosa intestinal, la intolerancia a la lactosa desaparezca.

Son muchas las causas que pueden estar provocándola. Por citar algunas: enfermedad celiaca, enfermedad de Crohn, síndrome de intestino irritable, gastroenterocolitis, sobrecrecimiento bacteriano (SIBO)…

tipos de intolerancia a la lactosaAlactasia o deficiencia congénita de lactasa.

Tiene una base genética, congénita (de nacimiento) y no es recuperable.

Esta manifestación es muy rara. Se debe a un defecto congénito causado por una mutación autosómica recesiva. Da lugar a que la enzima lactasa tenga nula actividad o actividad mínima. Se presenta desde el nacimiento y no es recuperable.

Es imprescindible seguir una dieta sin lactosa desde el nacimiento para evitar complicaciones en el desarrollo del niño.

 

 

Pormagdaall

“No me sienta bien la leche”, ¿tengo intolerancia a la lactosa?

Seguro que hemos oído muchas veces: “La leche me sienta mal“. Hay un gran número de personas que tienen problemas a la hora de digerir la leche, pero NO son alérgicas a la leche. En estos casos nos estamos refiriendo a una intolerancia a la lactosa, lo cual es debido a un déficit de lactasa.

¿Qué es la lactosa?intolerancia a la lactosa

La lactosa es el azúcar de la leche (vaca, cabra, oveja, humana). Es un disacárido, es decir, está compuesta por glucosa y galactosa (dos azúcares simples).

¿Qué es la lactasa?

La lactasa es la enzima que permite desdoblar la lactosa en sus dos azúcares simples. Esto es necesario para la asimilación de este nutriente por el organismo (nuestro organismo no es capaz de asimilar un disacárido).

Se encuentra en el intestino delgado. Su máxima actividad se da en el momento del nacimiento y lactancia, para ir decreciendo tras esa etapa.intolerancia a la lactosa

¿Cómo podemos describir la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa supone una incapacidad para digerir el azúcar de la leche (lactosa). La ingesta de la misma produce, por tanto, una serie de molestias. Esta incapacidad radica en el déficit de lactasa (enzima encargada de descomponer la lactosa).

Los síntomas aparecen cuando la lactosa no se descompone en el intestino delgado y llega al colon donde fermenta por la acción de las bacterias intestinales.

Síntomas que nos hacen sospechar de una intolerancia a la lactosa

La sintomatología pueden variar según el individuo y en su intensidad. Entre ellos podemos citar:

  • Dolor y distensión abdominal
  • Flatulencias
  • Náuseas. Vómitos
  • Diarrea o estreñimiento
  • Otros síntomas sistémicos: cefaleas, dolores musculares o articulares, fatiga, problemas cutáneos, úlceras bucales, abatimiento o depresión, nerviosismo…

¿Intolerancia a la lactosa o alergia a la leche?

intolerancia a la lactosa

Diferencias entre intolerancia a la lactosa y alergia a la leche. Fuente: ADILAC

Aunque en ambos casos el origen está en la leche y lácteos, no son la misma cosa. Un intolerante a la lactosa puede ingerir leche y lácteos previamente deslactosados; un alérgico a la leche NO puede ingerir ni leche ni lácteos.