Archivo de etiquetas sintomatologia

Pormagdaall

¿Alergia o intolerancia a la leche? Conoce las diferencias

Aunque ya hablamos de la diferencia entre alergia e intolerancia alimenticia, nos encontramos este dilema muy frecuentemente con el tema de la leche. Se siguen confundiendo y entremezclando ambos conceptos: alergia o intolerancia a la leche.

Si bien es verdad que es un alimento con múltiples beneficios para la salud, no es imprescindible (muchos otros alimentos pueden aportarnos nutrientes similares). Lo cierto es que no es nada raro oír: «la leche no me sienta bien«. Pero hay que saber distinguir perfectamente el porqué: ¿no tolero la lactosa o soy alérgico a la proteína de la leche?

Diferencias entre alergia o intolerancia a la leche

Alergia a la lechealergia o intolerancia a la leche

Cuando la leche nos sienta mal porque somos alérgicos, la culpable es la o las proteínas de la leche de vaca (por extensión la de otras especies también: cabra, oveja).

El responsable es el sistema inmunitario que, al detectar como «extraña» esta proteína, reacciona de una manera exagerada provocando lo que conocemos como «reacción alérgica«.

Esta reacción da lugar a una serie de síntomas de manera casi inmediata, que pueden ir desde leves (picores, hinchazón, vómitos), hasta muy graves (anafilaxia). Los síntomas no se centran en el sistema digestivo y pueden afectar a otros sistemas como el respiratorio o la piel.

Su diagnóstico se hace en el servicio de alergología. Tras el diagnóstico, el tratamiento es evitar el consumo de leche y productos lácteos.

Intolerancia a la lactosa

alergia o intolerancia a la lecheSi la leche nos causa problemas por ser intolerantes a la lactosa, la cosa es distinta. Aquí ya no interviene el sistema inmune y el problema está a nivel del sistema digestivo.

La causa es la lactasa. Es una enzima producida en el intestino delgado cuya misión es procesar la lactosa (azúcar de la leche). Al haber un déficit de lactasa, la lactosa pasa al intestino grueso sin procesar. Esa situación provoca una serie de síntomas como hinchazón abdominal, dolores, cansancio, diarrea y flautulencia (síntomas a nivel deigestivo casi exclusivamente).

Existen pruebas para su diagnóstico, pero no es necesario acudir al alergólogo. Sus síntomas son más molestos que graves.

Gracias a la existencia de muchos productos deslactosados («sin lactosa»), no es necesario prescindir totalmente de la leche y sus derivados en la dieta. Incluso, si la intolerancia es leve, se pueden tolerar pequeñas cantidades de lactosa.

Pormagdaall

Intolerancia al sorbitol ¿Qué sabemos sobre esta intolerancia?

Como cualquier otra intolerancia, la intolerancia al sorbitol supone una respuesta (no mediada por el sistema inmune) ante la ingesta de este componente.

Pero, ¿qué es el sorbitol?

Este componente es un polialcohol (azúcar alcohólico) utilizado como edulcorante y también como aditivo (E-420) en la industria alimenticia y farmacéutica. De forma natural puede hallarse en las algas rojas y en frutas (sobre todo de la familia rosaceae: pera, manzana, ciruela, melocotón y albaricoque). De forma industrial, puede obtenerse mediante la modificación química de la glucosa.intolerancia al sorbitol

Está muy relacionado con la intolerancia a la fructosa. Su ingestión conjunta dificulta la absorción de los azúcares. Además, la metabolización del sorbitol en el hígado, puede generar fructosa.

Tipos de intolerancia al sorbitol

  1. Intolerancia primaria. Genéticamente puede existir un déficit de la enzima GLUT5 (enzima transportadora del sorbitol). Se desarrollará a lo largo de la vida.
  2. Intolerancia secundaria. Puede derivarse por daño en la mucosa intestinal, ocasionada por otras enfermedades (celiaquia, Crohn…). Puede ser crónica o transitoria.

Cómo se diagnostica la intolerancia al sorbitol

Las pruebas para determinar esta intolerancia, son las mismas que las que se realizan en el caso de la intolerancia a la fructosa:

  • Test de hidrógeno expirado (medición de la cantidad de hidrógeno en aire expirado)
  • Curva glucémica (extracción de sangre tras la administración de distintas cantidades de sorbitol)

Sintomatología

Los síntomas pueden ocurrir, desde los 30 minutos hasta 3-4 horas, tras la ingesta de alimentos con sorbitol.

Son muy parecidos a los de la intolerancia a la fructosa: vómitos, gases, dolor y distensión intestinal y, sobre todo, diarrea.

No suele dar lugar a situaciones de desnutrición. Sin embargo, en casos de alto grado de intolerancia en niños, puede influir en su desarrollo y crecimiento.

Tratamiento y consejosintolerancia al sorbitol

Lo fundamental es seguir una dieta exenta de sorbitol o reducirlo al máximo posible. Para ello es imprescindible leer las etiquetas de los alimentos.

  • Limitar las frutas con mayor contenido en sorbitol
  • Cuidado con los productos «light» (suelen contener sorbitol)
  • No consumir productos que lleven el aditivo E-420
  • Reducir el consumo de alimentos ricos en fructosa
  • Si la intolerancia es severa, cuidar también los productos cosméticos y medicamentos que lo puedan contener

Pormagdaall

La malabsorción a la fructosa. Intolerancia infradiagnosticada

La malabsorcion a la fructosa es un tipo de intolerancia muy similar a la intolerancia a la lactosa. Esta intolerancia está más extendida de lo que podamos pensar. Muchos estudios calculan que puede afectar a entre un 40-60% de la población.

En qué consiste la malabsorcion a la fructosa

Esta situación es provocada porque las células intestinales no son capaces de absorber, total o parcialmente, la fructosa

La fructosa ha de ser absorbida en el intestino delgado por diferentes mecanismos. Para ello es necesaria una enzima transportadora específica. Si se produce una alteración de este mecanismo transportador, la fructosa no puede ser absorbida. Por lo tanto, este tipo de azúcar sigue su camino hasta el intestino grueso.

Ya en el intestino grueso, la fructosa es fermentada por las bacterias intestinales dando lugar a los diferentes síntomas de esta intolerancia.

Tiposmalabsorcion a la fructosa

  1. Primaria. También conocida como malabsorción congénita aislada. Se va desarrollando a lo largo de la vida pudiendo tener una causa genética.
  2. Secundaria. A consecuencia de otras enfermedades intestinales que dañan la mucosa intestinal (colon irritable, celiaquia…). Puede ser crónica o reversible.

Síntomas

Como en otras intolerancias a carbohidratos, pequeñas cantidades pueden no presentar sintomatología. También hay que considerar que el umbral para presentar síntomas es muy variable entre las personas afectadas. Otros factores a tener en cuenta, son las enfermedades asociadas y el grado de de intolerancia que se padezca.

La aparición de la sintomatología puede variar entre los 30 minutos y las 3-4 horas tras la ingesta de alimentos con fructosa.

Los síntomas son muy molestos, pero no tan graves como en la IHF. Entre ellos podemos destacar: distensión y dolor abdominal, diarrea o estreñimiento, ruidos intestinales, hinchazón, gases, vómitos y dolor de cabeza.

Diagnóstico

Existen varias pruebas para diagnosticar la malabsorcion a la fructosa:malabsorcion a la fructosa

  • Test de hidrógeno espirado. Cuando las bacterias del intestino descomponen los azúcares, liberan hidrógeno. Por lo tanto, si tras la ingesta de fructosa, se produce una elevación de hidrógeno, nos indica que este azúcar no ha sido absorbido.
  • Prueba de curva de glucemia. Esta prueba mide la glucemia en sangre tras la ingesta de fructosa. Es una prueba incómoda pues requiere extracciones de sangre cada 30 minutos, durante 2-3 horas.

Tratamiento

Supone una dieta restringida en fructosa (a veces también en sorbitol). La restricción estará determinada por el grado de intolerancia (parcial o total), siendo más restrictiva a medida que el grado es más severo.

  • Aconsejable contactar con un dietista.
  • Restringir los productos:
    • con más cantidad de fructosa que glucosa
    • con exceso de fructosa y sorbitol
  • Productos con igual cantidad de fructosa y glucosa (sacarosa), pueden ser tolerados.
  • Reducir alimentos con carbohidratos no digeribles: polioles (sorbitol, xilitol…), rafinosa (habas) e inulina (polifructosa).
  • Esta dieta puede ocasionar carencias nutricionales. Es aconsejable tomar suplementos de vitamina C o ácido fólico.
  • El daño de las vellosidades intestinales afecta a la salud de nuestro intestino (importante consumir probióticos). También afecta a la absorción de otros nutrientes que pueden ocasionar malnutrición.

 

Pormagdaall

La alergia a frutas y verduras. Alergenos en la naturaleza

A pesar de ser productos naturales, las frutas y verduras también producen reacciones alérgicas. La alergia a frutas y verduras son reacciones adversas a las proteínas de las mismas con intervención del sistema inmune.

Estas proteínas son resistentes al cocinado o procesado. De ahí que podemos tener síntomas al ingerir productos que las contengan: yogures, zumos, mermeladas…

Podemos encontrar frutas y verduras ocultas en alimentos tales como:alergia a frutas y verduras

  • Aromas (medicinas, chucherías, pasta de dientes…)
  • Yogures y algunos postres
  • Zumos
  • Macedonias
  • Potitos
  • Cereales, chocolates, tartas, helados, gelatinas (con frutas)
  • Frutas escarchadas
  • Frutas desecadas (orejones)

Sintomatología de alergia a frutas y verduras

Los síntomas suelen aparecer de manera inmediata, en el transcurso de la primera hora tras su ingesta.

Los síntomas más frecuentes son los orofaríngeos:

  • Picor en la boca
  • Ronquera
  • Edema en labios, lengua…

Sin embargo, no se puede descartar que se puedan desarrollas reacciones más graves, incluso anafilaxia. En estos casos extremos es necesario utilizar el inyector de adrenalina.

Alérgenos

El mayor porcentajes de reacciones alérgicas son producidas por las frutas rosáceas (manzanas, albaricoque, nectareina, fresa…).

En cuanto a las frutas y verduras que más alergias provocan, podemos citar: melocotón, kiwi, fresa, melón, tomate, plátano, aguacate, manzana, cereza, uva, albaricoque, pera, higo y papaya.

Tratamientos y consejos a tener en cuenta

alergia a frutas y verdurasUna vez que se ha diagnosticado la alergia a frutas y verduras, como en cualquier otra alergia alimenticia, lo más indicado para la prevención es evitar incluir en nuestra dieta dichos elementos.

Podemos seguir una serie de consejos tales como:

– Pelar la fruta. Algunos alérgenos se encuentran en la piel de frutas y verduras.

– Tener en cuenta las reacciones cruzadas (con otras frutas y verduras, polen, latex)

– Algunas vacunas para alergias a determinados pólenes pueden mejorar la alergia a determinadas frutas

– Ya existe la primera vacuna sublingual para la alergia al melocotón

Pormagdaall

Alergia al huevo y dermatitis atopica. ¿Existe alguna relación?

A veces se han relacionado la alergia al huevo y dermatitis atopica. ¿Hay relación? ¿La dermatitis es un síntoma?

Los síntomas de alergia al huevo aparecen a los pocos minutos de ingerir huevo (antes de 30-60 minutos). Ocasionalmente, aparecen tras varias horas. Pueden variar según la persona y oscilar en gravedad.

Síntomas de alergia al huevoalergia al huevo y dermatitis atopica

– En la piel podemos observar: urticaria, eccema, enrojecimiento y/o hinchazón.

– Los síntomas digestivos que se pueden presentar: dolor de estómago, dolor de vientre, náuseas, diarrea, vómitos y/o picor alrededor de la boca.

– En el sistema respiratorio: moqueo, resuello, respiración sibilante («pitos») y/o dificultad para respirar.

– Pueden darse síntomas cardiovasculares: frecuencia cardíaca acelerada, bajada de tensión arterial

En ciertos casos, nos podemos encontrar con reacciones alérgicas muy graves: anafilaxia. En este caso es imprescindible recurrir a la adrenalina (o epinefrina) administrada en forma de inyección. Tras lo cual, los más indicado es acudir al servicio médico para controlar la evolución.

¿Cómo se estudia la alergia al huevo?

Si se presenta alguno de estos síntomas ante la ingesta de huevo, es necesario tener un diagnóstico claro. Para ello, es preciso acudir al alergólogo. Será este profesional el que, mediante una serie de pruebas, determinará si se es o no alérgico al huevo. Las pruebas no difieren de las que se llevan a cabo en otro tipo de alergia alimenticia: pruebas de piel, análisis de sangre y pruebas de exposición (tolerancia y provocación).

Alergia al huevo y dermatitis atopica

La relación entre alergia al huevo y dermatitis atopica es muy variable:alergia al huevo y dermatitis atopica

  1. En algunos pacientes, la alergia al huevo es la responsable de la dermatitis. Al suprimir el huevo de la dieta, la dermatitis desaparece.
  2. En otros casos, la alergia al huevo sólo es responsable en parte de la dermatitis. Existen otros factores aunque no estén identificados. Si se retira el huevo de la dieta, la dermatitis mejora, pero no desaparece por completo.
  3. Existen casos en que ambas situaciones son independientes. Suprimir el huevo no influye en el estado de la dermatitis.
  4. Y, por último, puede existir dermatitis atópica en personas no alérgicas al huevo, pero que, al suprimir la ingesta de huevo, se mejora. Podíamos estar ante una alergia al huevo no mediada por IgE (intolerancia al huevo).

Pormagdaall

Reconoce los sintomas de alergia a la leche

¿La leche te causa problemas cuando la ingieres? ¿Aparecen signos «extraños» tras la ingesta de leche? Podrías padecer alergia a la leche. En este post vamos a recopilar los sintomas de alergia a la leche para ayudarte.

sintomas de alergia a la lecheLa alergia a la leche es una de las alergias alimenticias más frecuentes en niños. Supone que el sistema inmune reacciona de una manera anormal a la leche y productos que lleven leche. Esta reacción es prácticamente inmediata a su ingesta.

El 80% de las proteínas de la leche de vaca suele estar en la parte más «grumosa» de la leche y el 20% restante en el suero.

Aunque  lo más frecuente es que se presente ante la leche de vaca, la leche de otros mamíferos (cabra, oveja), también pueden causar reacción alérgica (por la similitud de sus proteínas).

Sintomas de alergia a la leche

Los síntomas de alergia a la leche suelen producirse entre unos minutos y pocas horas después de su ingesta (reacción inmediata).

Estos síntomas no son idénticos en todas las personas y el grado de gravedad puede variar. Pueden oscilar entre síntomas moderados a graves, pudiendo desencadenar una anafilaxia (riesgo muy serio para la vida).

Podemos enumerar algunos de estos síntomas:

  • Urticaria. Erupción cutánea con picazón, a menudo alrededor de la boca.sintomas de alergia a la leche
  • Respiración sibilante («pitos» al respirar) y problemas para respirar.
  • Vómitos.
  • Tos y/o ronquera.
  • Opresión en la garganta.
  • Ojos llorosos, picor y/o hinchazón de ojos.
  • Moqueo.
  • Dolor de estómago.
  • Diarrea. Cólicos.

La anafilaxia no es demasiado frecuente, pero sí peligrosa. En un principio puede presentarse como una reacción leve, para, posteriormente, empeorar con rapidez. En la anafilaxia observaremos:

  • Problemas para respirar
  • Pueden darse mareos
  • Incluso se puede llegar a perder la conciencia

En este caso es preciso actuar rápidamente para no poner en riesgo la vida. Hay que recurrir al inyectable de adrenalina o epinefrina. No estaría de más acudir a un centro hospitalario para permanecer en observación y controlar, así, una segunda posible reacción anafiláctica.

Nuestro consejo es que, ante cualquiera de estos síntomas, hay que acudir al médico para ser diagnosticado.

Pormagdaall

Alergia a la soja. Una alergia alimenticia que irrumpe con fuerza

Debido al aumento del consumo de soja durante los últimos años, la soja ha pasado a ser un ingrediente bastante frecuente en los productos alimenticios. Esta es la razón por la que también ha habido un aumento de la alergia a la soja.

Como en todas las alergias alimenticias, la reacción surge ante las proteínas de soja con participación del sistema inmune.

La soja pertenece a la familia de las leguminosas (alubias, guisantes, cacahuetes…). Se puede, por tanto, ser alérgico a un determinado tipo de legumbre o a más de una. La alergia a las leguminosas suele aparecer en la infancia. En el caso de la soja, abunda más en lactantes y niños persistiendo con la edad.

Síntomas de alergia a la soja

En la mayoría de las personas con alergia a la soja, esta alergia es más molesta que grave. Son raros los casos en los que esta alergia puede desencadenar anafilaxia.

Entre los síntomas que podemos citar:alergia a la soja

  • Urticaria, picazón, eccema
  • Hormigueo en la boca
  • Hinchazón de labios, rostro, lengua, garganta…
  • Pitos al respirar, moqueo o dificultad para respirar
  • Tos, ronquera, opresión de garganta
  • Picos en ojos, lagrimeo
  • Dolor abdominal, diarrea, vómitos o náuseas
  • Rubor en la piel (enrojecimiento)

Aunque la reacción grave es poco frecuente, esta puede darse en personas con asma o que, además, tienen otras alergias (cacahuete). En este caso observaremos signos tales como:

  • Hinchazón de garganta que provoca dificultades serias para respirar
  • Choque con bajada de presión arterial
  • Pulso acelerado
  • Mareos o pérdida de conocimiento

Vivir con alergia a la soja

Como se haría con otras alergias alimenticias, para controlar la alergia a la soja lo mejor es evitar el consumo de la misma y de los productos que la contengan.

alergia a la sojaPara seguir esta dieta con seguridad es imprescindible leer con atención las etiquetas de los productos para saber si contienen soja.Deberemos asegurarnos de que no aparece la palabra «soja» o frases como «contiene soja«. Aunque ese requisito de etiquetaje facilita las cosas, hay que prestar atención a otros ingredientes que pudieran ser fuentes ocultas de soja: aromatizantes y saborizantes naturales; proteína vegetal texturizada; agentes espesantes; proteínas de plantas hidrolizadas; algarrobo; lecitina; miso; glutamato monosódico; almidón vegetal; tofu; caldo vegetal; goma vegetal

En un principio, se podría consumir la lecitina de soja o el aceite de soja. Sin embargo, ha de consultarse con el médico.

Precaución especial hay que tener con la contaminación cruzada. Sobre este aspecto no hay obligación de declaración, pero podemos encontrarnos con advertencias tales como: «Puede contener soja», «Procesado en una fábrica que también procesa soja»…

Pormagdaall

«No me sienta bien la leche», ¿tengo intolerancia a la lactosa?

Seguro que hemos oído muchas veces: «La leche me sienta mal«. Hay un gran número de personas que tienen problemas a la hora de digerir la leche, pero NO son alérgicas a la leche. En estos casos nos estamos refiriendo a una intolerancia a la lactosa, lo cual es debido a un déficit de lactasa.

¿Qué es la lactosa?intolerancia a la lactosa

La lactosa es el azúcar de la leche (vaca, cabra, oveja, humana). Es un disacárido, es decir, está compuesta por glucosa y galactosa (dos azúcares simples).

¿Qué es la lactasa?

La lactasa es la enzima que permite desdoblar la lactosa en sus dos azúcares simples. Esto es necesario para la asimilación de este nutriente por el organismo (nuestro organismo no es capaz de asimilar un disacárido).

Se encuentra en el intestino delgado. Su máxima actividad se da en el momento del nacimiento y lactancia, para ir decreciendo tras esa etapa.intolerancia a la lactosa

¿Cómo podemos describir la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa supone una incapacidad para digerir el azúcar de la leche (lactosa). La ingesta de la misma produce, por tanto, una serie de molestias. Esta incapacidad radica en el déficit de lactasa (enzima encargada de descomponer la lactosa).

Los síntomas aparecen cuando la lactosa no se descompone en el intestino delgado y llega al colon donde fermenta por la acción de las bacterias intestinales.

Síntomas que nos hacen sospechar de una intolerancia a la lactosa

La sintomatología pueden variar según el individuo y en su intensidad. Entre ellos podemos citar:

  • Dolor y distensión abdominal
  • Flatulencias
  • Náuseas. Vómitos
  • Diarrea o estreñimiento
  • Otros síntomas sistémicos: cefaleas, dolores musculares o articulares, fatiga, problemas cutáneos, úlceras bucales, abatimiento o depresión, nerviosismo…

¿Intolerancia a la lactosa o alergia a la leche?

intolerancia a la lactosa

Diferencias entre intolerancia a la lactosa y alergia a la leche. Fuente: ADILAC

Aunque en ambos casos el origen está en la leche y lácteos, no son la misma cosa. Un intolerante a la lactosa puede ingerir leche y lácteos previamente deslactosados; un alérgico a la leche NO puede ingerir ni leche ni lácteos.

Pormagdaall

Alergia a la leche. Qué provoca la alergia a la leche

Cuando alguna persona es alérgica a determinado alimento, su sistema inmunitario reacciona de una manera exagerada ante las proteínas de ese alimento. Con la alergia a la leche no es distinto, aunque lo correcto sería decir alergia a las proteínas de vacuno (PV).

¿Qué componentes tiene la leche?

Los componentes principales de la leche son:

  • Hidratos de carbono, glúcidos o azúcares: lactosa. Este compuesto NO provoca alergia. Si su digestión o metabolización es incorrecta, hablamos de intolerancia a la lactosa.
  • Lípidos o grasas. NO causan alergia. En caso de enfermedades pancreáticas, puede existir  cierta incapacidad para digerir las grasas, provocando malabsorción de las mismas.
  • Proteínas. Éstas son las causantes de las alergias. Podemos diferenciar 2 grandes grupos:
    • Las 3 proteínas principales (caseína, alfa-lactoalbúmina y beta-lactoglobulina) que están en la leche líquida y derivados, pero no en la carne de vacuno.
    • Otras proteínas (seroalbúmina, lactoferrina…) que están tanto en la leche líquida como en la carne de vacuno.

alergia a la lecheSe puede ser alérgico a una o varias de las anteriores proteínas. De ello dependerá que reaccionemos sólo ante la leche y derivados o, también, a la carne de vacuno.

Hay que señalar que, ante la similitud en las proteínas con otras leches (cabra, oveja), éstas leches pueden dar también reacciones alérgicas

¿Qué sucede en la alergia a la leche?

La alergia a la leche es una reacción adversa que sucede ante las proteínas presentes en ese alimento con mediación del sistema inmunitario

Por lo tanto, si somos alérgicos, nuestro organismo tomará por «cuerpos extraños» estas proteínas. El sistema inmune actuará de una manera desmesurada para «deshacerse» de ellas.Para ello libera unas sustancias (histamina) que dará lugar a los diferentes síntomas. Como en la mayoría de las alergias alimenticias, la respuesta será casi inmediata.

La persona alérgica presentará síntomas ante la ingesta de leche, derivados lácteos y alimentos preparados que lleven leche. En determinados casos, se podrían presentas síntomas también ante la ingesta de carne de vaca, buey, toro y ternera. Incluso, los síntomas se pueden dar antes contacto o indirectamente a través de otras personas.

alergia a la leche

Pormagdaall

Síntomas de la enfermedad celiaca

¿SOY CELIACO?

Los síntomas de la enfermedad celiaca son muy heterogéneos entre los pacientes que la padecen. Pueden afectar al sistema digestivo o a otras partes del cuerpo, incluyendo alteraciones del carácter (irritabilidad, depresión…). Incluso hay personas que, siendo celiacas, son completamente asintomáticas.

Entonces, ¿cómo saber si soy celiaco?

SINTOMAS DE LA ENFERMEDAD CELIACA

Podríamos enumerar una serie de síntomas clásicos relacionados con la absorción reducida de nutrientes tales como: diarrea, distensión abdominal, pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, nauseas, vómitos, pérdida de masa muscular, retraso en el crecimiento, dolores abdominales, meteorismo, anemia por déficit de hierro resistente al tratamiento, irritabilidad…

Pero también se pueden considerar otra serie de síntomas que abarcan: migrañas, síndrome de fatiga, dolor de articulaciones, osteoporosis prematura, infertilidad, depresión…

Pero, ¿influye la edad a la hora de destacar unos síntomas sobre otros?

Sintomas en niños pequeños

El gluten no se suele introducir en la dieta hasta aproximadamente los 6 meses de edad (introducción de cereales en papillas y biberones). Por lo tanto, la aparición de los primeros síntomas dependerá del momento de la inclusión del gluten en la dieta.

A partir de esta introducción, los síntomas más frecuentes son: delgadez, retraso en el crecimiento, estancamiento ponderal, episodios de diarrea o estreñimiento muy acusados, distensión abdominal, vómitos, falta de apetito, malas digestiones, heces descompuestas, laxitud e irritabilidad. A veces, también aparecen bronquitis de repetición y sarpullidos en la piel.

sintomas de la enfermedad celiacaSintomas en la infancia y adolescencia

En la mayoría de las ocasiones suele ser una etapa asintomática. Los síntomas digestivos pueden no aparecer, pero sí puede presentarse una anemia ferropénica que resiste al tratamiento. Otros síntomas podrían ser: estreñimiento, retraso de la talla, cansancio…

En el caso de las mujeres, aparecen desórdenes menstruales (menarquías tardías, sangrado copioso…). Estos desórdenes pueden ser usados para explicar la anemia anteriormente citada, retrasándose así un posible diagnóstico de celiaquia.

Sintomas en la edad adulta

En esta etapa puede cursar con manifestaciones digestivas clásicas: diarreas graves, dolor de estómago, vómitos, pérdida de peso, estreñimiento, reflujo…

Pero lo más frecuente es que se consulte al médico por síntomas tales como: anemia ferropénica refractaria, dispepsia, hinchazón, intestino irritable, dolores óseos y articulares, osteoporosis, parestesias, deficiencia de B12 y ácido fólico, cefaleas, ansiedad y depresión, abortos e infertilidad en las mujeres…

DIAGNÓSTICO

Ante cualquier sospecha, ya sea por antecedentes familiares o por sintomatología, es necesario proceder al diagnóstico.

Se precisa un examen clínico y una analítica en sangre, que incluya los marcadores serológicos de enfermedad celiaca (tTG, EMA y DGP). Aquí también se puede incluir la prueba para los HLA DQ2/DQ8 que confirmen la predisposición genética.

Sin embargo, las diferentes formas clínicas de la enfermedad, hacen que esto no baste para un diagnóstico clínico certero. Para confirmar con certeza la enfermedad celiaca, es imprescindible una biopsia intestinal que determine si el intestino delgado está o no dañado (para esta prueba es imprescindible no retirar el gluten de la dieta).

Tras la confirmación del diagnóstico, el único tratamiento consiste en una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. La mejoría puede tardar meses y se comprobará en los niveles normales en sangre para anticuerpos y en la recuperación de los daños del intestino delgado.