Vivir sin lactosa. Cómo afecta en el día a día de la persona

Pormagdaall

Vivir sin lactosa. Cómo afecta en el día a día de la persona

Para que la intolerancia a la lactosa nos permita vivir sin “molestias“, es preciso seguir una dieta sin lactosa. Desde hace unos años, también existen los suplementos de lactasa en pastillas que nos pueden “sacar de algún compromiso“.

Sin embargo, no hay que adoptar esta dieta sin que exista un diagnóstico certero. Si se tiene sospechas, podemos confirmar la intolerancia mediante pruebas diagnosticas tales como: test de hidrógeno expirado, test sanguíneo de tolerancia a la lactosa, biopsia de intestino delgado y test genético.

Tras el diagnóstico, el único tratamiento es seguir una dieta exenta de lactosa. La mayoría de las personas no necesitarán excluir totalmente la leche y productos lácteos de la dieta. Pero sí será necesario consumir productos “sin lactosa“.

Dieta sin lactosasin lactosa

La lactosa no sólo está en la leche y productos lácteos. Existen muchos alimentos procesados a los cuales se les ha añadido lactosa para mejorar sus características. De ahí la importancia de leer con atención las etiquetas de los productos. Actualmente, gracias a la nueva normativa, es de obligada declaración.

ADILAC ofrece un “semáforo” de alimentos que permite controlar mejor qué productos son los más o menos apropiados y cómo podemos detectar la presencia de lactosa en las etiquetas. Puedes consultarlo aquí.

Entre los productos más fáciles de digerir (en función del grado de tolerancia), podemos citar:

  • Mantequilla de leche
  • Quesos curados/semicurados
  • Productos lácteos fermentados como el yogur, leches fermentadas, cuajadas…
  • Productos lácteos deslactosados
  • Bebidas vegetales (como sustitutos de la leche)

Si la intolerancia es tan severa que optamos por prescindir de lácteos, podemos encontrarnos con déficits de determinados nutrientes: deficiencias de proteínas, vitaminas (vitaminaD) y minerales (como el calcio). Estos déficits pueden dar lugar a pérdidas de peso y malnutrición. Para evitar esa situación, hay alternativas que podemos incluir en nuestra dieta: pescado, marisco, col, espinacas, frutos secos…

La intolerancia a la lactosa en el día a día

sin lactosaEsta intolerancia puede afectar en distintos niveles:

  • Emocional. El estar pendiente de qué producto es o no es apto, genera estados de ansiedad.
  • Social. La vida social, muy vinculada con “el carácter social de la comida“, se ve afectada. Además, aún se necesita una mayor sensibilidad en el plano hostelero para allanar el camino.
  • Nutricional. Es importante contar con la figura de dietista-nutricionista para que la dieta no provoque deficiencias nutricionales.
  • Sanitario. A pesar de que no es una intolerancia desconocida hoy día, es preciso que se incluya en los protocolos de diagnóstico.
  • Consumo. El incremento del precio de los productos “sin lactosa” y su inclusión en productos insospechados, son aspectos que tampoco facilitan el día a día.

 

Gracias por compartir!

About the author

magdaall administrator

Detrás de magdaall hay una persona llamada Magdalena. Hace ya casi 3 años que inicié la aventura de dedicarme a productos para alergias e intolerancias alimenticias. Aunque el camino es muy duro, es gratificante aprender cada día un poquito más sobre el tema y poder compartir estos aprendizajes con vosotros. Sólo tengo un objetivo: "ofrecer lo que realmente necesitáis, no otra cosa". Gracias por estar tras la pantalla y deseando conocer vuestras sugerencias y opiniones.

Deja un comentario